Traemos aquí un incidente que saca a la luz una parte sombría y nefasta de nuestra reciente historia. La interacción ETA, narcotraficantes, con muchos muertos en el camino. Y es que de vez en cuando surgen chispazos de estos que ilustran sobre unos y otros.
La presencia de Laureano Oubiña, condenado por narcotráfico, para promocionar en Barakaldo un libro fue rechazada y criticada por varias asociaciones, que han mostrado su «más profundo rechazo» a un «personaje» que se enriqueció «con un veneno que provocó el dolor y sufrimiento de miles de personas».
Laureano Oubiña, durante una entrevista en TV3.
Las asociaciones vecinales Ibarreta (Arteagabeitia-Zuazo), Mendi Alde (Rontegi) y Villamor (Lutxana), así como los grupos Barakaldo Naturala, Eguzki, Ekologistak Martxan y Berri-Otxoak han denunciado este lunes la presencia en el municipio fabril, durante el fin de semana, de Laureano Oubiña para «hacer negocio» con la venta de su libro basado en «sus andanzas como narcotraficante».
Estas asociaciones y colectivos han mostrado su «más profundo rechazo de este personaje, y, por tanto, de su estancia en Barakaldo», donde estuvo el mes de junio.
«A su pasado enriquecimiento económico, traficando con un veneno que provocó el dolor y sufrimiento de miles de personas, entre las que se encuentran vecinos de nuestro municipio, y valiéndose de dicho pasado, pretende, ahora, sumar los beneficios de la venta de dichos productos, sobre todo, del libro basado en sus andanzas como narcotraficante», han denunciado.
Y han calificado a Oubiña de «personaje sin escrúpulos que persigue hacer caja, una vez más, a costa del sufrimiento ajeno».
Han incidido en que «ni Laureano Oubiña ni lo que representa son bienvenidos en Barakaldo», por lo que han hecho un llamamiento al Ayuntamiento de la ciudad bizkaina a que «implemente las medidas oportunas para impedir u obstaculizar el negocio de personajes de esta calaña».
También han solicitado una «reflexión a los establecimientos que han colaborado en el mismo, para que hechos de esta naturaleza no se repitan».
Ante eso, Laureano Oubiña les ha contestado.
Ha sido curiosa su réplica.
EL ENTORNO ABERTZALE ME CRITICA.
El pasado fin de semana acudí a Barakaldo a presentar mi libro y a vender el correspondiente merchandysing, ya que eran diversos los amigos y conocidos que reclamaban mi presencia, no hay que olvidar que en mis años de “transportista de tabaco y hachís”, el País Vasco, era uno de mis puntos fuertes en el negocio, y la mayoría de los camioneros eran del País Vasco y de Navarra, que llevaban el hachís para toda Europa; tabaco para España, incluido el País Vasco y Navarra, así como diversas tripulaciones de barcos que eran principalmente de la zona de Orio, y buenas fortunas que ganaron a cuenta del trabajo que les daba.
Ayer el entorno abertzale, utilizando sus medios informativos, entre ellos el diario “Naiz” (grupo Gara) y varios colectivos criticaron mi presencia y me llamaron “calaña”. Como no me voy a callar, como no lo hice cuando “sus pistoleros” para ganar adeptos atentaban contra aquellos que nos dedicamos al contrabando. Voy a hacer unas puntualizaciones:
• ETA mató a 32 personas por su vinculación con el tráfico de drogas y tabaco.
• Varios miembros de ETA cuando fueron detenidos tenían en su poder hachís y cocaína
• En la cárcel estuve con diversos etarras, allí dentro nadie es valiente, me hicieron muchas confesiones (las cuales me las guardo) y en más de una ocasión tuve que intervenir para que no fueran “linchados” por los otros presos comunes, ya que no estaban bien vistos en el mundo carcelario.
• Yo he cumplido mis condenas íntegramente, no he tenido indultos, ni medidas de gracia, como las han tenido ellos.
• Soy un ciudadano libre en un país democrático, y tengo los mismos derechos que cualquier otro ciudadano.
• Si a mí me califican estos señores abertzales, que brindaban con champan los asesinatos o atentados, de ex narcotraficante, aunque nunca he sido juzgado por ello y el Sr. Otegi y otros miembros de ETA no los califican de Ex terroristas, “ ¿Cuál es la diferencia?”.
Seguiré acudiendo al País Vasco a disfrutar esa tierra de gente maravillosa y al grupito abertzale que les incomoda mi presencia les digo: “Pregúntenles a sus camaradas de ETA quién es Laureano Oubiña”, a los cuales les salvé en muchas ocasiones el “pellejo” y fui solidario con ellos, cuando el resto de los presos los trataban de “apestados”.
Interesante controversia de tiempos de plomo, vergonzosos tanto por parte de los narcotraficantes como de los miembros de ETA. Un apunte para la historia de aquellos años.