Abogado y letrado de la Administración de Justicia

El artículo 19º de la Constitución Argentina de 1994 establece que “Las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y a la moral publica, ni perjudiquen a un tercero, están solo reservadas a Dios, y exentas de la autoridad de los magistrados”, consagrando que “Ningún habitante de la Nación será obligado a hacer lo que no manda la ley, ni privado de lo que ello no prohíbe”. Como fruto de estos comportamientos se ocasionan, en muchos casos, situaciones que resultan llamativas y que, por su gracia, deben atraer la atención de los ciudadanos por el carácter instructivo que ostentan por sí mismas.

En la obra Messi, el genio incompleto, creada por Ariel Senosiain, se recoge una curiosa anécdota de hace 17 años que ha tenido difusión por las redes sociales. Sobre la situación, vivida en 2004, se dice, en la obra señalada, lo siguiente: “Cuando íbamos al exterior, la AFA nos daba 50 dólares de viático a cada jugador. Esa vez no tenían cambio y a mí me dieron 100 para que le diera 50 a Leo. Le dije que apenas consiguiera, se los daría. Él ni se preocupó, ‘tranquilo, tranquilo’. Nunca conseguí cambio: le debo 50 dólares a Messi”. En Twitter, un usuario llamado Nicolás Greco preguntó si era cierto lo narrado, contestado Pablo Alvarado que: “Jajajaja algo así, pero no con mala intención, sino que no tenía dos billetes de 50 y él me dijo que se los dé después… nunca más lo vi. Apenas lo vea se los devuelvo jaja”.

Debe tenerse presente que, transcurridos 17 años, Pablo Alvarado puede dar a Leo Messi los 50 dólares, pero no tiene la obligación de entregar esa cantidad de dinero, siendo cierto que el propio Leo Messi carecería de acción para poder lograr con éxito la declaración judicial de la deuda para el gracioso caso en el que Pablo Alvarado negase la deuda. La razón es muy simple: la acción personal por el derecho de crédito de Leo Messi se ha extinguido por la prescripción.

Actualmente, el plazo de prescripción general de las acciones para la reclamación del pago de deudas en Argentina, según el artículo 2560 del Código Civil y Comercial de la Nación, es de cinco años, pues el precepto citado señala que “El plazo de la prescripción es de cinco años, excepto que esté previsto uno diferente en la legislación local”. Sin embargo, esa regla no se aplica a la relación jurídica entre Leo Messi y Pablo Alvarado, conforme a las disposiciones de vigencia del Código Civil y Comercial de la Nación, que entró en vigor el día 1 de agosto de 2015, siendo de aplicación el Código Civil de 1869.

El artículo 3947 del Código Civil argentino de 1869 establecía que “La prescripción es un medio de adquirir un derecho, o de libertarse de una obligación por el transcurso del tiempo”, siendo cierto que el artículo 4023 de la misma norma indicaba que “Toda acción personal por deuda exigible se prescribe por diez años, salvo disposición especial”. Es cierto que el artículo 3989 del Código Civil argentino señalaba que “La prescripción es interrumpida por el reconocimiento, expreso o tácito, que el deudor o el poseedor hace del derecho de aquel contra quien prescribía”, pero, habiéndose producido la prescripción, ya no puede producir efectos el reconocimiento de Pablo Alvarado, que afirmó que no ve a Leo Messi desde el partido de fútbol por el que recibió los 50 dólares que le terminó debiendo a la estrella del F.C. Barcelona durante los últimos años, aunque, si le pagan, no rechazará el dinero.

Es necesario tener presente que los derechos de crédito que uno mismo tiene frente a los demás, pues la pasividad en la reclamación y la seguridad jurídica justifican que, por el transcurso de unos plazos, se pueda producir la prescripción para la extinción de los derechos subjetivos, que siempre deben ejercitarse con arreglo a las normas de la buena fe y sin abuso.