No es por repetirme más que el ajo, ya que Artetxe,(desde la Sección de Opinión «Rojo sobre Blanco» de DEIA) publica un artículo, «Vivir en otro mundo«, (https://www.deia.eus/opinion/columnistas/rojo-sobre-blanco/2021/07/16/vivir-mundo/1136585.html), título que resume perfectamente todo lo que rodea al -hasta ahora- capitán del Athletic Club. Y el subtítulo es, si cabe, una acertada descripción: «Si Muniain cree de verdad que ‘no tendría que dar ni media explicación’ todo lo que largó es su comparecencia está de sobra«.

Además, otra compañera, Itziar Iriarte, publica en su Blog de DEIA, «Athletic Bihotzez» una Carta Abierta a Iker Muniain (https://blogs.deia.eus/athletic-bihotzez/2021/07/16/carta-abierta-a-iker-muniain/).

Cualquiera diría que se trata de telepatía, o que estamos, de alguna forma, coordinados. Nada más lejos de la realidad ya que ya coincidía con ambos cuando publicaba en la red social Twitter donde, anteayer, jueves 15 de julio, este post: «¿Quién se ha creído que es @IkerMuniain10? «Nadie tiene que darme lecciones de lo que es el Athletic y qué es representar estos colores».¿Y ese tonito? ¿Nadie te ha explicado para quién trabajas y que el @AthleticClub es un Club de soci@s? #MillonariosPrematuros @AitorElizegi«.El jaleo no es que opinemos en público tres personas de una forma casi idéntica, sino que el run-run sobre este asunto está viralizado, es generalizado y ha sido un tema recurrente en conversaciones informales entre muchas y muchos athleticzales. Dejando, definitivamente, claro que no se trata de absolutamente nada «orquestado» (y esto lo digo porque eso ya ha llegado a mis «orejas»), sigo la línea argumental que venía utilizando en las redes sociales desde el día la egocéntrica comparecencia pública del citado Muniain y su realidad paralela.

Me explico: Debemos partir de la base de que el despecho y la chulería hay que ceñirla al terreno de juego y, a partir de ahí, lo que toca es, tarde y mal, rendir cuentas y ofrecer explicaciones, que no le han sido solicitadas o demostradas desde las gradas de San Mamés porque los «Covidiotas» (reconocidos, reconocibles y reincidentes) sabían perfectamente que no había público. Y, hasta cierto punto, se han aprovechado de ello.

Por eso, cuando Iriarte se pregunta a pie de foto «¿Muniain se ríe de nosotros?» la respuesta es evidente: … Y lo hace sin el menor pudor. Su rueda de prensa es clara muestra de ello: 23 minutos y 26 segundos para darnos una clase magistral a todas y a todos, para demostrar lo que es la soberbia, la altanería, la falta de empatía, la falta de humildad y, en definitiva, para hacernos ver que se tiene por un personaje por encima del bien y del mal. En realidad, es la demostración andante del dicho «donde no hay mata, no hay patata» aunque a mí, personalmente, me la pela su corte de pelo, si sus camisas o su coche son horteras o no (que lo son), o si quiere fumarse una caja de puros… Vamos, como si le da por tatuarse al Pato Donald en el huevo derecho… Pero, como Socio del Athletic Club, lo que ya no me «la pela» es esa actitud prepotente rozando lo chulesco. Y esto no solo lo pensamos tres, ni cinco… ni mil. Me temo que muchas y muchos más.

Como exponía ayer desde Twitter, que este señorito (que este «millonario prematuro» que diría Marcelo Bielsa), diga, sin tan siquiera ponerse rojo, que nadie tiene que darle lecciones de lo que es el Athletic Club y sobre lo qué es representar esos colores, no tiene ni medio pase. ¿Ese tonito? ¿Nadie le ha explicado para quién trabaja y nadie le ha dicho que el Athletic Club es un Club de soci@s que no toleran ni van a tolerar un repaso en público como el llevado a cabo por semejante tarambana? ¿O estamos todos equivocados sobre él?. Su actitud y su comportamiento en público parece indicarnos, justamente, lo contrario

Vamos a ver si nos vamos aclarando: Las reacciones y voces ante su tardía y extemporal comparecencia son absolutamente mayoritarias entre la masa social del Club. ¿Por qué tenemos que aguantar sus meaditas fuera del tiesto?

Si por mí fuese, no seguiría en el Club ni medio minuto más, pero soy consciente de la existencia de una relación contractual aunque, llegado el momento de la renovación, se podría ir a desentonar allí donde el mejor postor, previo paso por caja, se lo quiera llevar. Y a ver, si en ese lugar, le iban a consentir esa actitud de crio consentido y ofendidito. De entrada, lo normal es que rectificase esas declaraciones sin mayor dilación y que «dimitiese» inmediatamente como capitán. No representa ningún valor, no es digno de lucir ese brazalete y, evidentemente, no es ejemplo de nada ni para nadie. Muchos tenemos en la cabeza quiénes son y quienes han sido un ejemplo en nuestro Club. De los de la plantilla actual, a alguno les hemos podido ver en partidillos de camping o en patxangas (sin trompeta) con los críos en Gernika o en Basurto. Sirva tan solo por citar a dos con la cabeza bien amueblada porque, al mismo tiempo, otros estaban fumando puros y, el año pasado, dándose besitos en una idílica playa así, en plan rollito chill out. Enternecedor… Tan enternecedor como del todo irresponsable.

¿O, acaso piensa Muniain, en su «mundo imaginario», que nos hemos olvidado de «la foto del beso» (la foto «no robada»-de «los «Covidiotas» en Ibiza) cuando todas y todas los que le pagamos estábamos bien jodidos y observando rigurosamente las Reglas y Normas que nos fijaron a toda la Ciudadanía?

Y otro día hablamos de por qué, lesionado, se empeñó (impuso) salir en una Final de Copa para hacer NADA pero para ofrecer su presencia emocional. Y, encima, le pasó factura. De nuevo, del todo irresponsable. En fin… ¿Quién cree que es? ¿Dani?

En el fondo creo que se va a seguir columpiando porque nadie le quita el columpio. La derecha es que, cuando se pueda (cuanto antes mejor) salga pitando en su coche fantástico. No sé por qué me da que, en el plan que anda Su Eminencia, si ya no lo es, va a acabar siendo un lastre y una (otra) fuente de problemas para nuestro Club.

Al tiempo.