No, no se trata de una Coca Cola con ron, sino de un grito salido de las gargantas de unos 200 jóvenes cubanos ayer martes a la tarde en el Arenal bilbaíno. ¡Viva Cuba Libre!.

Al calor de los acontecimientos en su país, los cubanos de Euzkadi se manifestaron con ese grito y el reiterado de ¡Libertad, Libertad!, algo al parecer revolucionario en aquella Isla tan golpeada por el castrismo. Estuve allí con ellos.

Sospechosamente fue ETB que sacó una buena información, pero lógicamente esto no podía quedar así. Se fueron a la plaza Unamuno y sin que viniera a cuento le entrevistaron al responsable de Cuba-Euskadi, una plataforma de la IA y el Sr. Manzanedo no solo criticó a los Estados Unidos sino que hizo un spot diciendo que ellos van a organizar una manifestación dando el día, el lugar y la consigna. Ya me parecía a mi sospechoso que los responsables de ETB iban a dar una buena información al respecto. La tenían que aguar con este camarada, que no era noticia y que le debieron llamar, como si en tiempos de Franco la BBC entrevistara a la oposición y contrarrestara lo dicho preguntando al régimen franquista que opinaba de lo que hacía la oposición. El nuevo director, Iparragirre, no se ha enterado de los valores que ha de defender un Ente público y concretamente ETB. Leí su reciente entrevista y me parecía que un paracaidista había aterrizado en Capuchinos.

Me comentaban los cubanos que se manifestaban en el Arenal que me fijara en la concentración. Gente joven, trabajadora y representativa de una juventud que ve a los Castros como Dinosaurios. Lógico. Implantaron su dictadura personal hace 62 años. Y no han soltado la silla sino se la han pasado de unos a otros.

Comentaban que el actual presidente Díaz Canel es un tipo soso y sin carisma que ha necesitado llamar a Raúl Castro quien con su taca taca ha tenido que salir en televisión para recordar que viven las mieles de una revolución, sobre todo ellos, y que la culpa es de los malditos yanquis, como si esa juventud fuera idiota y la mayoría de ellos no soñara con vivir en Miami, al parecer la leprosería de América, frente al paraíso de la revolución castrista que ya no aguanta más sino con represión. Pero también decían que solo con violencia, apagar internet, controlar la información pueden mantenerse mientras la gente se muere de hambre. Esos son los éxitos de la Robolución. Sesenta y dos años sin elecciones libres y contrastables. Y con el mismo rollo antiyanki. Por eso la gente ha perdido el miedo.

Me comentaban su cabreo con los periodistas vascos que hablan del Bloqueo norteamericano, plegándose a las consignas castristas, cuando se trata de un Embargo y de medidas especiales contra empresas que no pueden comerciar con un régimen que necesita vitalmente divisas. Ya de por hecho utilizan el dólar para todo. Mucho grito “¡Revolución o muerte!, ¡Patria o Muerte!,”, aquello de “Iraultza ala Hil” de Herri Batasuna pero sus intercambios han de hacerlos en dólares. Por lo menos en tiempos de Batista tenían su Peso como moneda en circulación. Ahora ni eso.

En esto han quedado los combates de Sierra Maestra. Comentaban también que la obsesión anti “imperialismo yanqui” no es más que un subterfugio para tener al país controlado, porque comerciar pueden hacerlo con todo el mundo, pero no lo hacen pues no producen absolutamente nada. Viven del Turismo y de sus playas como en tiempos de un Batista que había convertido la Isla en el Burdel del Caribe, pero que a diferencia de ellos tenía a la Isla como una tacita de plata y hoy es un estercolero, con los hospitales que se caen, sus casas destartaladas, sus coches de antes de la Revolución. Los de Sortu en vacaciones solo van a los hoteles de cinco estrellas y a sus paradisíacas playas con billete de ida pero, lo más importante, con el billete de vuelta. Mucha Revolución pero como en la burguesa Euzkadi, en ningún sitio.

Hoy en la tertulia de Radio Euskadi le han preguntado a Iñaki Iriondo, gran pope de Gara, el Granma vasco, sobre una Cuba de la que ellos apenas hablan, quizás por vergüenza, en su periódico. ¿Saben que ha dicho?. Pues lo de siempre. Que en la rueda de prensa de ayer en La Moncloa a la nueva ministra portavoz no le preguntaron por Marruecos. ¿A dónde vas?. Manzanas traigo. Típico de gentes que se dan cuenta de la aberración que supone mantener una dictadura de 62 años, pero son incapaces de reconocer absolutamente nada en público. Lo consideran una traición y una debilidad. Como condenar las acciones de ETA.

¿Cómo este mundo de Sortu puede tener la mínima credibilidad en Euzkadi?. Se condena Marruecos, se condena el juicio 13/13, se condenan las dictaduras de Cuba, Venezuela y Nicaragua si es que se tiene una mínima de ética, decencia y se es demócrata.

Definitivamente, no lo son. Su referencia como se ve es Cuba y su asquerosa dictadura.

En Euzkadi hay cubanos exiliados y emigrantes y es preciso manifestarles nuestra solidaridad a pesar de que los llamen “gusanos” como el chavismo llama a la oposición “escuálidos”. Como informaba el camarada Manzaneda un millón de colectivos, de esos que surgen como champiñones, junto a la gente de Sortu y de ELA-LAB van a organizar una manifestación de apoyo a lo que llaman Revolución cubana con la gran diferencia de que en el Arenal éste martes todos eran cubanos los que allí estaban y que en la que organiza Sortu habrá cuatro cubanos y lo demás es Ernai, Sortu, Ela, Lab y Podemos. Una pequeña gran diferencia. Hablan en nombre del pueblo cubano cuando solo representan a su dictadura.

Y con el grito de ¡Libertad, Patria y Vida!, ¡Viva Cuba Libre!, les dejé entusiasmados de sentirse esperanzados y de que puede haber una cierta luz en la oscuridad al ritmo de sus bailes tropicales, muy marchosos por cierto.

¡Viva Cuba Libre!. ¡Paz y Vida!.