Acerquemos el foco. Arnaldo Otegi no pudo llegar al funeral de Castro en La Habana y Arkaitz Rodríguez le organizó uno en el Puerto de Donostia cuando falleció. ”Patria o Muerte”, puño cerrado, gritaban. Es su modelo social.

Pero la gente se cansa, se hastía de una dictadura de 62 años en la que un hermano, Fidel, le pasa el poder a otro hermano, Raúl, sin someter esta decisión al voto popular. Y Sortu al parecer, aprueba esta forma tan  DEMOCRÁTICA  de proceder y grita en las calles no el demagógico grito de guerra de “Patria o Muerte” sino “Patria y Vida”. Parece pues más sensato, algo que ni ETA en su día, ni Sortu en la actualidad, ni el Granma vasco, terminan por asumir. Lo de ellos sigue siendo la dictadura del proletariado y la economía planificada desde arriba que da como consecuencia hambre, cortes de electricidad y agua, miseria y persecución.

Escuchaba hoy la tertulia de Radio Euskadi en la que Irantzu Valera de la IA hacía suyas las palabras de Díaz Canel, el mayordomo de Raúl Castro diciendo que la responsabilidad, toda ella, era de los Estados Unidos. Una señora al poco ha intervenido diciendo que viaja a Cuba dos veces al año para ayudar a unos amigos médicos, con tres maletas arrastrándolas a pesar de su edad con ropa y comida junto a medicinas pues no tienen nada. Incluso cuando está allí hace cola para  poder alimentar a tres familias que a veces solo tienen un mango para comer. Otro decía que el paraíso de las libertades cubanas  persigue a los homosexuales, Varela no ha dicho nada, y la señora se lamentaba de haber visto a un Sr. con una suela atada con cuerdas como zapato.

Es fácil criticar a los USA pero es preciso aclarar que no se trata de un bloqueo sino de un embargo y que Obama viajó a La Habana en 2016 y llegó a acuerdos que la dictadura cubana nunca cumplió. Pero además de los Estados  Unidos ¿no hay cientos de países con los que Cuba puede comercializar  o recibir ayuda?. ¿Por qué esa obsesión con los yanquis si son tan malos?.

Lo del embargo es la excusa del enemigo exterior que aglutina un país en tiempos de crisis, pero ahora el régimen ha de vivir con la novedad de internet y las redes sociales, aunque las persigue. El pueblo cubano ya no puede más. Ha perdido su alimentación, su medicina, su ocio pero también el miedo. No tienen nada que perder, salvo sus cadenas, y se van a las calles a pedir libertad, mientras Sortu y Gara siguen dando la matraca  con  la conspiración internacional y no admitiendo la mínima crítica ni ejerciendo la menor autocrítica. La culpa toda es de Biden.

En Euskadi tenemos muchos ingenuos de la IA que creen en las recetas mágicas que nos imparten a todas horas  todos los parlamentarios y junteros  de esta organización “comunista de las tierras vascas”. Están en su derecho pero  sigan y  vean que el modelo Sortu es un modelo de fracaso, de hambre, de persecución, de tutelaje, de miseria. Como lo fue ETA.

Y que aprendan en cabeza ajena.