Enrique Ponce volvió a la plaza de torturas con una botonadura con la efigie del dictador, asesino y genocida Franco
El traje que el torero lució en la reapertura del antro de Las Ventas no ha pasó desapercibido por su botonadura ‘franquista’ dos días antes de las controvertidas elecciones madrileñas.

Y es que los intereses electorales de las tres extremas derechas madrileñas hicieron que Las Ventas abriera sus puertas a 48 horas de abrir los colegios electorales y con la excusa de celebrar un festival benéficos en favor de los sectores taurinos más afectados tras un duro año de pandemia. Es entonces cuando, para la ocasión, el torturador y matador de toros valenciano eligió un traje ‘especial’, que a simple vista podría pasar desapercibido, pero que llamó la atención de los más observadores.

Así, las redes sociales no tardaron en hacerse eco de la botonadura que complementaba su chaquetilla de ante negro desgastado y con unos grandes botones con el perfil de franco y con unas palabras bordeando su contorno en las que difícilmente se puede leer «Franco Caudillo de España». Muy «oportuna» elección en un momento en el que en Madrid sobrevolaba un clima especialmente tenso tras una campaña electoral ‘agresiva’ y unas elecciones controvertidas.

El tipo dijo sentirse sorprendido por el revuelo, asegurando que había lucido la chaquetilla en otras ocasiones y que desconocía que pudiese causar esta controversia en las actuales circunstancias. Desconozco a qué se refería por lo de «actuales circunstancias» si bien denotó una total falta de pudor y un tono un tanto chulesco (lo normal entre franquistas).

Y así siguen en ese tenebroso y macabro mundo del toro en «Marca España»