Antes que nada, merece la pena investigar que lo compone y cómo es que operan estos dispositivos.

Los NVD son equipos fotoelectrónicos que transforman las imágenes que resultan indiscernibles en la oscuridad, magnificando la luz, otorgándoles brillo y contraste.

En el caso de tener un equipo de visión nocturna, ya sean gafas de visión nocturna, un visor de visión nocturna, o inclusive un visor térmico, claramente comprende que todos estos artefactos deben protegerse y mantenerse en excelentes condiciones en el momento que no se encuentran en uso. El primer motivo es obviamente el costo de estos y en segundo término, se debe a que los mismo proporcionan una enorme ventaja al caer la oscuridad.

Afortunadamente, no posee muchos componentes que puedan resultar dañados fácilmente, aun así, no desearía que el equipo se caiga o termine guardado durante un largo periodo sin haberle quitado las baterías. Por lo que lo mejor que podria hacer es emplear una protección para las lentes y colocarle un buen filtro de vidrio.

Por otro, la mayoría de estos equipos son diseñados para tener ciclo de vida prolongado, por ello para asegurar y garantizar una operatividad óptima, lo más conveniente es seguir y cumplir con las siguientes reglas:

Neblina y humedad

No es un gran secreto que operar en el momento que está lloviendo podria deteriorar, e incluso arruinar su equipo, dado que estos en ocasiones no son aptos para trabajar bajo el agua. Esto se debe a que algunos dispositivos carecen de la protección adecuada para estas situaciones. Sin embargo, hoy en día en el mercado global se pueden hallar una gama completa de visores que posibilitan una operatividad óptima al emplearlos bajo lluvia o una espesa niebla, integrando un sistema de impermeabilización, de modo que es un factor a tener en cuenta al momento de escoger previo a realizar una inversión.

Baterías sulfatadas

La mayor de parte de los equipos de visión nocturna que no son de uso militar carecen de la protección apropiada para resistir el agua, lo cual podria afectar considerablemente la batería, sulfatandolas y dañando gravemente al equipo. Una manera de evitar esta situación es emplear un estuche de almacenamiento resistente al aire libre.

Luz intensa

Algunos equipos de VN podrían resultar afectados ante la exposición de luz fuerte, por lo que resulta primordial protegerlos del sol. En vista que puede arruinar el equipo y su visión por diversos factores. De modo que lo mejor es resguardarlos de las luces de los vehículos, linternas y demás fuentes de luz que resulten brillantes.

Aseo del equipo

Resulta evidente que todo equipo costoso debe resguardarse del polvo. Por ello, lo más adecuado es limpiar las lentes con un limpiador industrial multicapa, quitando la suciedad o el polvo de las mismas con un paño suave y ligeramente humedecido en vaselina. En el caso de no usar un limpiador industrial, se puede reemplazar con alcohol puro.

Deterioro y percances

Es bien sabido que todo dispositivo podria resultar afectado y romperse. Por lo tanto procure evitar golpes o dejar caer el equipo. Dado que estos están compuestos por lentes y elementos especiales de alta calidad que podrían estropearse en el caso de una aplicación inadecuada.

Cabe señalar que estos equipos deben guardarse en un compartimiento dentro de una habitación seca y bien ventilada, alejado de los equipos de ventilación o calefacción, con una temperatura no sea inferior a los 10ºC y que la humedad no supere el 70%, así mismo, en el caso de almacenarlos y no usarlos durante un largo tiempo, lo más conveniente es retirar las baterías, evitando como bien mencionamos, la sulfatación.