Ayuso se ha inventado la Oficina del Español para enchufar a Toni Cantó en el Gobierno de la Comunidad de Madrid. Un chiringuito ‘ad hoc’ para el trepa, jeta y ultra exdiputado de UPyD y Ciudadanos. ¿Una oficina del español de la Comunidad de Madrid? ¿Para defender un idioma en peligro de extinción nada menos que en Madrid? ¿Alguien está adoctrinando o imponiendo otro idioma en Madrid? Impresionante, a la vez que surrealista, kafkiano, ilógico y, sobre todo, una burla hacia el contribuyente.

Las contradicciones de Toni Cantó al aceptar el puesto creado para él en el Gobierno de Ayuso son manifiestas. Otra cosa es que este camaleón y cuentista tenga una jeta que se la pisa: La hemeroteca está repleta de sus denuncias contra los “chiringuitos” creados a medida para lucro personal de los políticos.

Y esa hemeroteca es tozuda. Ahora él mismo aceptará el nuevo puesto de director del área de la Oficina del Español del Gobierno de la Comunidad de Madrid. Se trata de un órgano innecesario de nueva creación que IDA ha puesto en marcha «para convertir a la región en la capital del idioma en Europa«, y con el que ha buscado un encaje a su fichaje estrella para las pasadas elecciones, que no pudo ir al final en su lista porque no se empadronó a tiempo en Madrid. Y es que ni se ponen rojos…

El trepa Cantó ha llegado a describir en el pasado como “chiringuito” al Ministerio de Igualdad, además de al Instituto de la Mujer o al Servicio Andaluz de Empleo. También ha calificado así a una entidad catalana para la promoción del catalán, Plataforma per la Llengua, que guarda claros paralelismos con la nueva oficina para promocionar el español que dirigirá en Madrid. En su pasado reciente ha batallado contra los enchufes de políticos y personas afines para cargos públicos. Todo era cuento.

En abril de 2019, cuando era candidato de Ciudadanos en la Comunidad Valenciana, este sinvergüenza propuso una “ley anti-enchufes” en esa comunidad, con la que proclamaba en la red social Twitter: “La época dorada de los enchufes y de los contratos a dedo en la Comunidad Valenciana se va a terminar. Temblad, enchufados del PP y el tripartito valenciano”. En mítines de campaña, el jeta Cantó aseguraba que “Vamos a eliminar los chiringuitos. Ese dinero va a ir a educación, a sanidad, a dependencia y bajaros los impuestos. Ni un niño en barracones”.

Pues nada… En su nuevo puesto en Madrid, para el que no consta que tenga formación adecuada, tendrá previsiblemente un salario de más de 70.000 euros anuales por hacer NADA.

SINVERGÜENZAS!!!