Este jueves, en el Parlamento Vasco, portavoces de todos los grupos parlamentarios, salvo Vox, condenaron con contundencia la brutal paliza que  13 jóvenes propinaron a Ekain Perriño de 23 años  en Basauri. Por la tarde en la misma localidad y tras una manifestación que terminó en el Parque de Bizkotxalde, lugar donde ocurrieron los hechos, alrededor de 2.000 personas  se manifestaron contra semejante violencia y en apoyo al joven que acudió emocionado a semejante manifestación con personas de todas las edades, clases y género destacando el colectivo LGTB+ que se movió con celeridad para apoyar a uno de los suyos.

Al mediodía, esa protesta se había producido en el Parlamento Vasco y el parlamentario de Sortu, Iker Arrese, había dicho con contundencia “Ninguna agresión sin respuesta”-Estuvo muy bien.

La semana anterior, estando Iñaki García Calvo, ex concejal del PP tomando una cerveza con unos amigos en Gasteiz un grupo de jóvenes  le preguntaron si era del PP y tras la respuesta afirmativa le echaron una cerveza encima, le dieron una bofetada y le dijeron se fuera de allí. Todos los Grupos de la Cámara firmaron una condena ante los hechos, salvo Bildu.

Al parecer hay víctimas de este tipo de violencia de primera y de segunda, de los míos y de los tuyos para Bildu a quien la palabra “Condena” le quema tanto  como la luz del sol a Drácula.

Mientras Bildu, con EA dentro, no actúe con Iñaki García Calvo de la misma manera que actuó con Ekain Porriño seguirán siempre bajo sospecha y teniendo que soportar que la sociedad les interpele. Si vienes de socializar el sufrimiento tu obligación es socializar la convivencia.

Y es que si una organización política no asume el ABC de la democracia que es la de respetar al adversario, esa organización no es democrática. Así de claro. Mientras no se asuma que este tipo de actuaciones matoniles y macarras no se pueden tolerar bajo ningún concepto no se le puede dar el label de democrática a una organización incapaz de condenar este tipo de abuso.

¿Es tan difícil de entender?.