Galicia vive pendiente de la llegada del AVE, que se dilucida entre la “alta velocidad” (más de 250 kilómetros/hora) y la “velocidad alta” (200Kms/hora). Para que puede desarrollarse la “alta velocidad” se necesita un ancho de vía estándar (internacional) que actualmente sólo llega hasta Ourense y locomotoras AVRIL, de Talgo, que realicen las modificaciones con una sola tracción. Es decir, la homologación al ancho ibérico podrá realizarse si nuestra región fuese dotada de trenes AVRIL, de Talgo, capaz de alcanzar una velocidad de 363 kilómetros por hora, único “AVE Premium de Renfe” de “alta velocidad” también habilitado para adaptarse a nuestra red interior de ancho ibérico. Talgo ya internalizó 15 unidades de ancho variable pero Renfe, todavía no ha informado si serán utilizadas en Galicia; La Coruña no tendrá en fecha próxima la “alta velocidad”, si “velocidad alta” (200Kms/hora) estimándose el viaje  a Madrid  y viceversa en 3, 15 horas, Lugo y Ferrol quedarán al margen del AVE: La Intermodal, básica para la gran remodelación urbana de La Coruña que aprobó en el concurso para su construcción,  el 12/5/2011, mediante jurado integrado  por Ayuntamiento, Diputación, Colegio de Arquitectos e Ingenieros y Xunta de Galicia. Fue adjudicada, bajo el lema “La Coruña se divierte” al proyecto del arquitecto César Portela y la Ingeniería Idom Internacional. Dotado con 900.000 euros, su inauguración quedó fijada para el año 2014. A la llegada al Ministerio de Obras Públicas de Ana Pastor el proyecto quedó congelado por razones económicas. El proyecto que modificará sustancialmente la populosa zona de La Sardiñeira-San Cristóbal, girará en torno al edificio de la actual Estación, de estilo neorrománico del arquitecto Antonio Gascué. Inaugurada en 1935, es un ejemplo único, que solo se encuentra similitudes con la Estación Central de Helsinki, del arquitecto Elial Sacrinen.

OTROSIDIDO

En el ámbito nacional, todo parece indicar, que pronto se lleve a cabo una profunda remodelación del Gobierno Central. Hay ministros/as “quemados” y otros “inservibles”, cuya capacidad se ha puesto de relieve durante la pandemia. Crisis internacional, la situación social, que se registra etc.. Entre tanto, no se puede disimular la habilidad socio-populista para escamotear y esparcir barullo. La crisis social es cada vez más dramática cuando resulta que la campaña de la crisis gramática (“lexicografía incluida) que pretenden “implantar” varios ministros/ as/es del elenco ministerial, “todas” “todos” “todes”. En el escenario municipal, sobresale la normativa sobre la obligatoriedad del uso del gallego, normativa al parecer de irregular confección, según las observaciones presentadas por la Portavoz del Partido Popular Rosa Gallego, los propios técnicos del Ayuntamiento coruñés y distintos miembros de otros partidos, cuyas consideraciones legales señalan que el informe solicitado a la Universidad de La Coruña tiene todas las trazas de ser rechazado en las instancias judiciales.  En la sesión plenaria de echó de menos que la Alcaldesa no facilitase la cuantía desembolsada (por el informe) llevado a cabo por los profesores Aymerich, Amoedo y Caamaño, los tres de la misma onda política, en la que, a veces, suele confundirse la sociología con la ideología. Ignoramos si el presupuesto para dicho informe salió del montante  de la serie de convenios firmados con la Universidad por el alcalde “mareante” Sr. Ferreiro, cuya prodigalidad en la rúbrica de colaboración Municipio-Universidad fue notoria. Estamos a las puertas del 40 aniversario del Estatuto gallego elaborado en el Hostal de los Reyes Católicos, en una sala que, anteriormente, había sido la morgue del antiguo hospital.

ANÉCDOTA.

Para nuestros políticos vernáculos, representados por la Alcaldesa coruñesas, el bilingüismo silbante del titular de la Xunta, Núñez Feijóo, conviene recordar que el arte de querer complacer a todos, es el arte del engaño. Emulando a Cela preguntamos: “¿Vostedes non creen que sé a humanidade cultivara desterrar os políticos casuais, os políticos divagatorios e non demasiado hábiles nas artes do discernimento, as cousas marcharían mellor? Vostedes mesmos.