Ante la estatua de sal que es la  alcaldesa de Azpeitia que quiere aparecer como una buena ciudadana que cumple las leyes, aunque no se mueva de su despacho ni busque lo mejor para Azpeitia y su comarca, la gente del pueblo me comenta lo siguiente:

ELA y BILDU son los enterradores de la factoría que arrancó con el nombre de Marcial Ucin (posteriormente Grupo Gallardo). Unos, por su maximalismo sindical, y otros por su nulo apoyo a la industria. El paro, los impuestos, y la recaudación necesaria para pagar los cada vez mayores servicios públicos…ahh, eso que los solucione el PNV.

Año 2006, España  en plena orgía de la burbuja inmobiliaria 800.000 viviendas/año, precsisaba 6.000.000tn de demanda interna de acero corrugado.

Año 2012, España tras el estallido de la burbuja, baja a 50.000 viviendas/año, y por tanto precisa solo 1.000.000tn de demanda de acero corrugado, con lo que la demanda cae. Ese año la deuda de Corrugados Azpeitia asciende a 100m €, y uno de sus competidores, Celsa, más de 2.500m€. En esta situación, Corrugados Azpeitia (Gallardo), exige bajar un 35% salarios, los salarios más bajos superaban los 3.000€ netos/mes, y algunas decenas de despidos.  Corrugados Getafe cerró la planta, y Gallardo apostó por Azpeitia.

Al no llegar a acuerdos, ELA (Txiki Muñoz) convocó huelga general (a los 20 días hubo un intento fallido de volver al trabajo por parte de un grupo de trabajadores, pero el resto lo abortó), ante la prolongación de la huelga, Corrugados Getafe vuelve a abrir. La huelga en Azpeitia duró más de 8 meses, ya no volvió a abrir. Se cargaron el negocio. O todo o nada. Pues nada.

La planta de Azpeitia, en su mejor época (hacia el 2005-2006) llegó a producir cerca de 1.000.000tn/ año.

De manera que el planteamiento de ELA  era:

«Da igual que la tóxica burbuja inmobiliaria haya reventado, como en el apogeo de la burbuja se alcanzaron unos niveles de producción y de salario muy elevados, de ahí no nos bajamos» «que sea el empresario el que busque otros mercados alternativos (aunque sea otra burbuja en cualquier parte del mundo), pero YO, no me bajo el salario ni un €. Son derechos adquiridos…

Año 2013, la fábrica de Corrugados Azpeitia cerró por culpa de Txiki Muñoz, secretario general de ELA,

ELA no ha sufrido merma por ello, Sortu  ha buscado en Azpeitia ahondar en lo que ellos definen son las contradicciones del capitalismo, mientras ellos siguen poniendo toda clase de obstáculos al desarrollo empresarial, y a la vez, culpan al Partido  Nacionalista Vasco del «desmantelamiento industrial» y de la situación del paro.

Recordemos que ANV, la Sortu de entonces, prefirió que EA y Aralar condenaran el atentado que le costó la vida a Inaxio Uria en 2008, pero ellos no lo hicieron. ¿Alguien se extraña del empecinamiento de la intocable alcaldesa en su torre de marfil?.

Y electoralmente tienen su público fiel, salvo si enfrente tienen un gobierno de coalición y un Partido con músculo y una Azpeitia sensibilizada para evitar la arbitrariedad de un ordeno y mando medieval.

Esto es resumidamente lo que ha acontecido.

Es bueno que se sepa.