El mundo de la comunicación y el marketing se ha transformado radicalmente en los últimos años. Hoy vemos cómo la adquisición de todo tipo de bienes y servicios se realiza de manera digital y automatizada. No solo la transacción de compra – venta, sino también todo el proceso de mercadeo se ejecuta en línea. Las formas de hacer publicidad, más allá de adaptarse, han sido parte esencial de estos cambios. Por su parte, las redes sociales funcionan como medio de difusión, porque los consumidores pasan buena parte de su tiempo de ocio en ellas.

Una realidad infranqueable es que el público dentro de las redes no desea ver anuncios publicitarios tradicionales. Son pocos los que desean que una marca les diga que compren su producto porque traerá múltiples beneficios a su vida, o porque es superior a la competencia. Hoy por hoy un significativo número de los internautas están allí para mirar el día a día de la gente que los inspira. Y es que ya no se puede ser tan obvio al intentar vender un producto, ni siquiera un estilo de vida. El social media se trata de que, en teoría, todos somos potencialmente relevantes en la gran comunidad digital.

Enmarcados en este contexto, figuras como el influencer y el influencer manager se vuelven indispensables al diseñar estrategias de marketing digital.

¿Cómo surgió el marketing de influencia?

Al escuchar actualmente la palabra “influencer”, la mayoría sabe a qué se refiere: una persona con gran cantidad de seguidores en redes sociales, que con sus acciones logra precisamente influenciar a una audiencia significativa. No son celebridades tradicionales; de hecho, puede que no sean reconocidos fuera de la social media. Sin embargo, las marcas los contratan para editar videos y todo tipo de contenido junto a ellos.

Los “influenciadores” estaban allí antes de que existieran los ads y las cuentas empresariales. Eran usuarios comunes que publicaban contenidos sobre su vida, trabajo, viajes, comida, amigos, mascotas… Su presencia se afianzó en la década del 2010, especialmente en Instagram y YouTube —redes preponderantemente visuales—. Y, al hacer contenido llamativo y generar interacción, ganaron notoriedad. Fue posible entonces que comenzaran a cobrar por hacer publicidad, naciendo así un nuevo campo laboral con base en el mundo digital. Con el tiempo esto se extendió a otras redes sociales, como Twitter, TikTok y Facebook, entre otras.

Las empresas se fijan en los influencers porque —de acuerdo a sus publicaciones— son capaces de llegar a un determinado sector de la población. Es decir, el público está ya definido y, si coincide con el target de la marca, hay grandes posibilidades de que una colaboración genere beneficios económicos. El principal valor de los influencers es que sus seguidores confían en ellos y en sus recomendaciones. Este es el quid del llamado marketing de influencia.

¿De qué se encarga en influencer manager?

La evolución del mercadeo digital ha sido acelerada, temporada tras temporada hay nuevas condiciones a considerar. Los algoritmos de las redes se modifican, aparecen nuevas plataformas o nuevas funciones dentro de las conocidas. Cada persona puede crear contenido mercadeable con herramientas como Clipchamp, un editor de videos gratis que no necesita ser descargado.

Los usuarios también van afinando sus exigencias, haciéndose conscientes de la maquinaria detrás de la publicidad online. En respuesta a ello, surge la necesidad de agregar profesionales que atiendan aspectos puntuales del siempre cambiante social marketing.

Una labor crucial para acercar a la marca con los usuarios

El influencer manager es, en pocas palabras, el encargado de establecer contacto con los influencers, así como mediar entre ellos y las marcas. Adicionalmente, atiende las opiniones de los usuarios, con miras a que posiblemente se conviertan en “micro influencers”. Estos son influenciadores locales o con una comunidad más pequeña y específica, cuya voz es atentamente escuchada por personas dispuestas a confiar solo en personas “reales”.

El trabajo de los influencer managers es distinto al de los community managers. Su labor cobra especial importancia en el proceso de dar a conocer una empresa y/o mejorar de la imagen entre sus potenciales consumidores. Son una pieza clave hoy, cuando es más urgente que nunca involucrar a la audiencia dentro del proceso de promoción y forjar cercanía. No es cuestión de concretar transacciones, sino de establecer una relación fluida entre el influencer y la marca. Lo cual, consecuentemente se verá reflejado en la relación con los consumidores.

Cualidades de un buen manager de influencers

El perfil del influencer manager ideal para tu negocio dependerá de muchos factores, como presupuesto y geolocalización. Cabe recordar que en ningún caso se trata de un vendedor, sino de un eslabón entre la empresa y aquellas personas que podrían promocionarla a través de redes sociales.

Algunas de las características deseables son:

  •  Conocimientos de marketing digital, de preferencia orientados o combinados con otros relativos al campo en el que se desarrolla el negocio: moda, lifestyle, educación, editorial, etc.
    • Seguimiento de tendencias y capacidad de adaptación a los cambios vertiginosos que se viven en el social media.
    • Facilidad de negociación y de escucha, para conocer las opiniones y gestionar los requerimientos de usuarios e influencers.

Razones para invertir en un equipo de marketing de influencia

Cuando aparecieron los primeros influencers, las compañías y tiendas no estaban muy convencidas de pagar por sus recomendaciones. Era más común que ofrecieran intercambio de productos por publicidad o descuentos en lugar de remuneración económica. Sin embargo, el poder de estas figuras en redes sociales creció tanto que se volvió un trabajo a tiempo completo para muchos.

En el presente existen numerosos softwares como HypeAuditor, Heepsy, Klear y Followerwonk, para localizar influencers en distintas redes. Además de un equipo humano en las empresas dedicado a establecer un vínculo con ellos, evaluarlos y contratarlos. Este aparataje incluye, por supuesto, al influencer manager. Desde 2016, encuestas y estudios han arrojado que año tras año un gran porcentaje de empresas de sectores variados aumentan su presupuesto destinado al influencer marketing.

Son diversos los beneficios que puede traer a un negocio o emprendimiento el implementar estrategias de mercadeo con gestión de influenciadores. Entre estos, destacan:

  • • Según un informe de Linquia, el 94% de quienes invirtieron en marketing de influencia creen que obtuvieron resultados positivos.
    • Los influencers pueden ayudar a alcanzar diferentes objetivos: dar a conocer la marca, incrementar el número de seguidores en RRSS, presentar un nuevo producto o servicio, mostrar valores, fomentar la acudida a eventos, etc. Asimismo, es una estrategia que puede combinarse con otras.
    • Hay millones de influencers o micro influencers en potencia, por lo que no se tiene que recurrir obligatoriamente a celebridades. Puede emplearse contenido creado por usuarios comunes, a un costo más bajo.