Cambiar una cerradura completa nos puede costar, en función de la marca, modelo y puntos de anclaje o cierre, entre 80 euros la más sencilla, hasta 600 euros, una de las mejores cerraduras que podemos encontrar hoy en día en el mercado, estos precios cuentan ya con la instalación incluida. 

El cambio de una cerradura normalmente se reemplaza por una serie de factores, extravío o pérdida de las llaves de nuestra vivienda, oficina, garaje y demás, aunque también se suelen hacer por seguridad cuando compramos o cambiamos de vivienda

Tipo de cerraduras. A continuación vamos a ver los diferentes tipos de cerraduras que hay en el mercado, que son las más recomendadas por los cerrajeros de Getafe, y así podrás saber cuál es la más adecuada para ti.  

Cerraduras de sobreponer. Se suelen poner en puertas de menos de 4 cm de ancho. Se colocan en la parte interior de la puerta quedando a la vista. Hemos de señalar que son las ideales para puertas finas y su nivel de seguridad ha aumentado gracias a los nuevos modelos perfeccionados, que son más robustas. 

Cerraduras embutidas. Se colocan en el interior de la puerta y sin duda alguna, son las más usadas actualmente, por su asequibilidad económicamente hablando, como bien confirman los cerrajeros de Leganés. Pueden colocarse solas o con otro mecanismo adicional de seguridad. A estas cerraduras también se les conoce como cerraduras empotradas, ya que solo podemos ver el hueco por donde entra la llave. 

Por la parte interna de la puerta se coloca una manivela que hace girar la cerradura y se abre. Por fuera, se acciona al meter la llave. Hemos de señalar que estas cerraduras dan muy buen resultado, de ahí su amplio uso. Este tipo de cerraduras se suelen colocar en madera, pero también podemos hacerlo en puertas de metal. 

Cerraduras de seguridad. Como deducimos, ya que su propio nombre lo indica, son las que nos ofrecen mayor seguridad debido a su diseño y son difíciles de forzar ante las palancas. Existen cerraduras de seguridad de varios modelos. Pueden ser sobrepuestas o embutidas. 

Cerraduras multipunto. Son un tipo de cerradura de seguridad por su mecanismo. Se suelen colocar en puertas blindadas o acorazadas, sin contar con las digitales, son del tipo de cerradura más caras del mercado. Consta de una barra que recorre toda la puerta de forma vertical con varios puntos de cerradura a distinta altura de la puerta. Cuando accionamos la llave, estos puntos de seguridad a distinta altura se accionan. 

Cerraduras pomo. Se colocan en puertas interiores como patios, armarios o despensas.  Algunos modelos disponen de una cerradura en la parte externa de la puerta para abrirlas con llave en caso necesario. Están disponibles en varios acabados que son cromo, blanco, latón o negro. También llamadas cerraduras de cilindro, actualmente se ha mejorado su mecanismo por lo que son más seguras. 

Cerraduras digitales. La cerradura digital es utilizada de forma bastante común en hoteles o garajes, y suelen ser las más caras. Ahora, también se están empezando a emplear en viviendas. Se acciona mediante la huella digital, tarjeta, códigos digitales e incluso el móvil. En un futuro próximo, serán habituales.