ETB nos informó el domingo en publirreportaje de la finalización del Congreso de Bildu con la elección de Arnaldo Otegi como secretario general. Fue una pieza bien cuidada. Iluminación, mensajes, sketches, críticas al PNV por su agotado modelo gris y triste. Nada que ver con aquellas asambleas en el Velódromo  de Anoeta, esas si eran droga dura y dinamita para los pollos, con quema de banderas, encapuchados, gritos de ¡Gora  ETA militarra!, puño en alto y chute abertzale en vena. Ya venimos diciendo que aciertan cuando rectifican y ETB, Tele Sortu, así lo muestra. Avanzamos pues.

No fue muy original cuando dijo que “EHBildu es un movimiento abertzale, independentista que reclama la soberanía para este país porque permite a los vascos construir una democracia real que huya de los autoritarismos y recorte las libertades”. Nada nuevo bajo el sol. Eso ya lo dijo Sabino Arana cuando fundó el EAJ-PNV en 1895. Igual D. Arnaldo últimamente lee Bizkaitarra. No dijo nada de su modelo de sociedad ni de sus referencias cubanas, nicaragüenses y venezolanas, ni de como en Madrid son más Sanchistas que Iván Redondo. Siguen queriendo igualarnos a todos por abajo, por arriba es imposible, pero no nos dan la receta mágica que emplearían que seguiría siendo esa maravillosa dictadura del proletariado, eso sí, con otro nombre más guay.

Gracioso fue lo del  gobierno vasco  gris y triste. Triste como deberíamos estar todos por la pandemia, ahora lo de gris y al día siguiente escenificar ese gobierno tan triste la transferencia de cuatro sonoros poderes, uno de ellos la transferencia de prisiones que tanto les  atañe, no es como para tildar al actual gobierno de triste. Triste es que Ernai se manifieste ante Sabin Etxea, que pinten paredes cuya pintura  al parecer se quita con acetona, que se reciban  a sus héroes entristeciendo a las víctimas de los crímenes de esos presos y cosas así. Por cierto. La transferencia de prisiones se ha retrasado cuarenta años por ellos.

No dijo nada del modelo  de sociedad, al parecer autoritaria, que propician  salvo eso de la unión de las Izquierdas. ¿Se refería a Podemos y al PSE?. Si es así, ¿cómo va a lograr la independencia de su Euskal Herria si estas formaciones son fundamentalmente españolas?. No lo dijo. Tampoco como vencer al PNV que al parecer debe estar lleno de membrillos que no conocen el país y son unos tristes y que además los muy cucos han demostrado que la milonga de la buena gestión es menos serio que Iturgaiz y Fanjul.

Tampoco habló de las voces internas de la coalición, hoy silenciadas siguiendo  la vieja táctica del PC del centralismo democrático con un solo tenor, una sola voz y un solo mando. Si es verdad que allí estaba la Sra. Eba  Blanco, secretaria general de EA, pero nada más. Solo aplaudía. Le podían haber dado la palabra lo mismo que a Matutes, pero al parecer eso de la coalición es un azucarillo que se va disolviendo en la niebla. Nos dijo que la gente solo tiene una sola militancia, nada que ver con lo dicho hace diez años, porque aquello  fue un gran anzuelo para engañar al torpe de Ziarreta y al no menos torpe de  Peio Urizar que se quedaron sin sigla, sin espacio  y sin cartera. La prueba está en que pelean en los juzgados. ¡Venga señores, dejen de reivindicar lo suyo!. ¡A  aplaudir!

Nos dijo que Bildu había roto inercias, mitos y prejuicios pero no explicó como lo habían hecho porque siguen con el mito de que son los auténticos abertzales, siguen también con el prejuicio de que los derechos humanos no son de todos, y siguen con la inercia de seguir defendiendo cuarenta  años de terror y violencia.

Otegi aseguró que se ha demostrado que el independentismo ha alcanzado ya a las grandes ciudades. Ojalá sea verdad como en Irlanda  lo acaba de lograr la Sra. Sturgeon gracias a un partido democrático como el SNP, pero no dio ningún ejemplo. Podía habernos ilustrado por qué la consulta de Gure Esku Dago sobre este tema obtuvo solo el 13% del voto democrático y voluntario en Donostia. ¿No será porque el ciudadano normal no quiere se manosee este concepto dirigido por quienes en el pasado quisieron imponérnoslo a punta de pistola?. No hay respuesta.

Un Congreso más con los mismos tópicos de siempre tristes y grises y sin aceptar todavía los códigos sagrados de la democracia. Eso sí, muy “modelnos”, perfumados, ropa seria, no de gau pasa e iluminados. Avanzamos .