Quiero y necesito ser optimista, soy un hombre de fe y a pesar de no haber visto fútbol en Segunda División B esta temporada, espectáculo que deberían haber dado sobre el terreno de juego los millonarios hijos de Hércules. Mañana se juega el partido de la fe, el de la temporada, el de la salvación, circunstancias que obligan a ganar, ganar y ganar aunque sea especulando sobre el terreno de juego si se va por delante en el marcador. Es tanta la necesidad que tengo de que gane el RC Deportivo, que me da igual como juegue, sin futbol y sin ideas, pero con un gol mas que el UP de Langreo. El mal ya está extendido, solo queda que no la pifien los jugadores  contra nuestros “primos” asturianos. Sí, el dos de mayo del 2021 se juega en Riazor el «partido de la temporada», ¡manda carallo!,  para no caer mas bajo que el infierno, donde el Superdepor jamás debería haber bajado. ¡Ojo! El escalón que se juega mañana, es el de las calderas perpetuas.

Fe es creer en lo que no vemos. La fe debe ser como el fútbol, llevo varios años sin verlo en Riazor, tengo fe que algún día puede volver. Tampoco se ve la dignidad y existe, lo malo es que fútbol y dignidad no se venden en El Corte Inglés. Mañana quiero visibilizar esa dignidad que ha faltado en casi toda la temporada, esos huevos apretados en el escroto, uno contra el otro y comprobar, que aunque sea el último servicio que hagan los millonarios del RC Deportivo, a los deportivistas, como decía el viejo sabio deportivista, “que suden la camiseta”. Finalizado el partido, los jugadores que tengan la dignidad de reconocer, que no estuvieron a la altura de lo que se esperaba de ellos.

Vuelve el coro a Riazor compuesto por cinco mil deportivistas, muchos lucirán con orgullo la camiseta que representa el sentimiento de colores y escudo de la identidad deportivista, esa dignidad sentimental que no está en venta. Los sentimientos no son acciones que se comprar y se venden. Rememos todos con fuerza, que no venga Pedro Botero a llevarnos al averno.

Si, mañana es el partido, todos a remar en la misma dirección, sea cual sea el resultado el fracaso de la temporada es notorio, de ese tema tendremos tiempo a comentar, aunque solo sea en redes sociales, es el nuevo orden futbolístico y social del Real Club Deportivo.

Veré el partido desde la comodidad del salón de mi casa, con palomitas y pipas, con la vela encendida a Santa Rita, abogada de lo imposible, zapeando en  COPE, Marca Coruña, SER, Radio Voz. Radio Galega, Radio Intereconomía. Me gustan los sabios y acertados comentarios, algunos epicédicos, de los charlistas invitados en todas las emisoras, aunque me voy a tomar la licencia de decir que debería crearse el premio “Sin pelos en la lengua” y mi voto seria para José Ángel Salgado “Peli”, charlista de Radio Marca Coruña, muy didácticos sus comentarios, llegan con facilidad al escuchante y sobre todo, no se corta un pelo a la hora de enjuiciar con acierto, lo que a su criterio, sucede sobre el terreno de juego.

Debemos renovar fulgores pasados y aunque no se vea, la dignidad deportivista existe. Mañana es obligado demostrarla sobre el terreno de juego, a los artistas no les faltará la ayuda inestimable de los herederos de aquellos pioneros deportivistas, que con su sentimiento, crearon hace ciento quince años la pasión blanco y azul.

Al llegar la noche, cuando se enroque la luna con las gradas del estadio de Riazor, la Torre de Maratón les dirá, hoy se ha jugado el partido de la dignidad.
Forza Depor!!!!!

[useful_banner_manager banners=110 count=1]