El Partido Popular propone que las víctimas de ETA tengan voz sobre la situación penitenciaria de los presos de la banda. Ya era raro que esta otra pata de la extrema derecha no hubiese introducido a las víctimas del terrorismo en la campaña madrileña y lo han hecho en un acto en Aranjuez presidido por Pablo Casado y al que no ha faltado, saltándose el confinamiento, algún concejal bilbaíno que aún anda espumando porque «La Roja» no va a jugar en Bilbao.

El evento ha servido para presentar una rocambolesca proposición de ley que ya ha sido registrada en el Congreso de los Diputados en la que el corrupto PP propone que las víctimas del terrorismo tengan voz sobre los beneficios penitenciarios de los presos de ETA.

Lógicamente, no deja de ser un acto de campaña de cara a la galería, por lo que el PP no concreta cómo podría realizarse esa participación ya que observamos que tiene un dudoso encaje legal con el ordenamiento jurídico actual, en el que los beneficios penitenciarios dependen en exclusiva de la autoridad judicial correspondiente.

Marimar Blanco (víctima caviar del PP) ha denunciado «los indignos acercamientos de presos de ETA a cárceles próximas al País Vasco» obviando que, cuando ETA mataba durante el Gobierno de Aznar (padrino político de Casado), acercó «solo» a 426 presos. Esto no lo sabe Marimar, y si lo sabe, lo esconde, aunque igual tampoco le da para memorizar el dato. A saber…

En la línea de lo que expresaba Gorka Landaburu en su cuenta de Twitter, también opino que esa propuesta es una barbaridad… han perdido el norte. Una víctima, cualquier víctima, no puede ni debe interferir en decisiones de la justicia ¿O es que algunos quieren volver a la ley del talión? Opinar podemos hacerlo todos, pero no impartir justicia.

Supongo que andarán, y más ahora en campaña, pugnando con la otra extrema de Vox por el voto de este tipo de Colectivos y Asociaciones pero esto es, sencillamente, un desbarre en toda regla: ¿Quieren que no se les fuguen más electores equiparando a las víctimas de ETA en una suerte de jueces de vigilancia penitenciaria?

Es un clásico en el PP eso de utilizar interesadamente a las víctimas (a algunas víctimas) para obtener rédito electoral. Ahora, entre sobre y sobre con balas, ha tocado meterlas en campaña contra la política de Marlaska.

Triste, ruin, cutre, carroñero… Partido Popular.