Tal día como ayer (en 1609) los Países Bajos se independizaron de España, pero todos sabemos que lo de la independencia es imposible. «Marca España» no acostumbra a hacer absolutamente nada de una forma racional ni a las buenas (así les lució el pelo en Cuba o en Filipinas). En el fondo, la mentalidad española sigue siendo exactamente la misma que la de hace siglos y tienen interiorizado que son un suerte imperio… Imaginario, pero imperio.

Siempre con una mano en la picaresca y otra ejerciendo de tahúr, varía su concepto de mayorías a su conveniencia. Si alguna Nación bajo su domino quisiera independizarse, al margen de poner todo tipo de trabas, enviar a «Piolines» a hostiar a abuelas y encarcelar a sus promotores… Si algún día no pudieran hacer nada de eso, exigirían que un 75% de la población de ese territorio se mostrase favorable. Y si viesen que existe ese 75%, subirían sus condiciones hasta el 90%. Tampoco es nada extraño constatar que «Marca España» siempre se ha caracterizado por ser una entidad tramposa y fulera.

Los porcentajes les son «suficientes» siempre y cuando les convenga. Recordemos como para meter de rondón a «Marca España» en la OTANLeopoldo Calvo Sotelo firmó la adhesión el 10 de diciembre de 1981. Tan solo dos meses antes, un sondeo publicado por El País recogió que solo un 18% de la población española estaba a favor de entrar, mientras que el 52% se declaraba abiertamente en contra y el 30% no sabía o no contestaba.Con un 52,5% de votos a favor, 39,85% en contra y un 6,54% en blanco (participación del 59,42%), el pueblo español indicó que deseaba continuar en la OTAN bajo las tres condiciones propuestas. Cuarenta años después se han incumplido todas ellas. ¿Aceptaría «Marca España» la Independencia de Catalunya o de Euzkadi con un 52%? Rotundamente no. En teoría, aplicando la democracia plena (la que no existe en España) la mitad más uno significa mayoría aunque, cuando ya ponemos a los españoles en esa tesitura, han ideado la justificación de que el 50,01% implica una «fractura social».

En otros lugares ha quedado demostrado que, de forma acorde a la ley, la mitad más uno es mayoría para lo que proceda. En este caso, para independizarse. Así, el Tribunal de Apelación de Québec ha validado la ley 99 aprobada en el año 2000 por la Asamblea Nacional de este territorio, que hace referencia a la autodeterminación. Entre otros puntos, esta ley permite la independencia de la región si el 50% + 1 de los votos del pueblo quebequés apoya esta opción en un referéndum.

Sin duda, la democracia quebequesa se puede permitir hoy respirar con un cierto alivio… Pero, para mí, este suspiro es sobre todo exasperante, porque es absolutamente anormal que un pueblo tenga que luchar y luchar constantemente, aunque solo sea para defender su derecho a existir y es triste ver que una norma como el 50% + 1 necesita una ley específica y decisiones judiciales para ser reconocidas. No tendría que ser así en una democracia normal., pero, claro, si hablamos de «Marca España» y de normalidad democrática, ya tenemos un problema… Otro.Vayan por delante mis felicitaciones a la Nación de Québec ya que, cuando decidan ser soberanos, podrán confiar en esa base legal que les es propia,

Un poco de historia: Québec celebró un referéndum de autodeterminación el 30 de octubre de 1995, en el cual se manifestó en las urnas en torno al 93,5% del electorado, en una votación que fue muy ajustada, ya que el 50,58% se pronunció en contra de la independencia y el 49,42%, a favor. Este no es el único referéndum de autodeterminación que ha celebrado Québec. Los habitantes de este lugar se manifestaron en contra de la independencia el 20 de mayo de 1980, una opción que apoyó el 59,56% de los votantes en una cita electoral que contó con una participación del 84,3%.Por su parte, Catalunya aprobó el 6 de septiembre de 2017 una ley de referéndum por mayoría absoluta, ya que contó con el apoyo de 72 diputados y 10 abstenciones, mientras que los 52 diputados del PPPSC y Cs se fueron del Parlament para no participar en su votación. Esta legislación contemplaba que Catalunya pudiera celebrar un referéndum de autodeterminación, así como que pudiera declarar la independencia si esta tenía más votos a favor que en contra.

Con todo, Catalunya celebró el referéndum del 1-O, en el que participaron 2.286.217 de personas, el 43% del censo electoral. En aquella ocasión, el 90,18% de los votantes se mostraron a favor de la independencia. Estos hechos llevaron a la condena de los nueve presos políticos, que cumplen penas de entre trece y nueve años de cárcel por, entre otros delitos, el de sedición.

En las últimas elecciones catalanas, las formaciones independentistas han tenido la mayoría tanto en votos como en escaños. Es la primera vez que estos partidos han conseguido una mayoría en votos, que se sitúa en el 52%. Además, han obtenido un total de 74 diputados en el Parlament, 33 de ERC, 32 de JxCat y 9 de la CUP.Pero «Marca España» está a años luz del Canadá en todos los sentidos. Sin ir más lejos, en esa Nación norteamericana existe la democracia plena y en el Reino de «El Preparao» no. Le tienen auténtico pánico a las urnas y optan por la represión a lo bestia. Muy «europeo» y eso…