José Antonio Zarzalejos, hijo del gobernador civil de Bizkaia que en 1977 dimitió cuando recibió la orden de izar la ikurriña, amén de periodista del grupo Vocento hasta que se cansaron de él, es un monárquico de los que alababa día sí y día no al rey Juan Carlos.

Caído éste en desgracia no hace más que vituperarlo como nos vituperaba a los demás cuando decíamos lo que ahora dice del inquilino del hotel más lujoso de Abu Dhabi. Zarzalejos ha sido uno de esos cortesanos que con sus cortinas de humo ha mantenido la figura del monarca en el apartado de intocable.

Miembro destacado de la Brunete Mediática apuesta ahora por el hijo de quien dice de todo en plan hagiográfico sin pasarle factura por nada ya que al parecer de la época del rey padre y viviendo en la misma casa éste no se enteraba de nada.

Y claro. Ha escrito un libro que jalea en todas las televisiones. Se llama “Felipe VI. Un rey en la adversidad”.

Seguramente pensará que estar al frente de la jefatura del estado cuando crece la demanda republicana y cuando el nacionalismo catalán le hace el boicot  a su presencia en Catalunya es algo insufrible para un gran cortesano como él que ve a su jefe obligado a tragar saliva, es vivir en la adversidad. Vaya concepto tiene este señor de lo que es la adversidad.

Ya viene pues el primer libro pelota con Felipe VI, para limpiar la cara del personaje y la institución. Seguro que a éste  le seguirán muchos, como en época del padre.

La monarquía española se ha mantenido  con un pacto de silencio de hierro a pesar de  su conducta  por personajes como este, Zarzalejos, que han hecho de la adulación y las  cortinas de humo amén del ataque a los demás, el modus operandi de un buen paje.