Creo que ha sido una de las noticias más importantes de la década y sin embargo ha tenido una repercusión muy limitada. ETB que hace programas especiales con la Copa, le ha dedicado a esta notición breves líneas. Sin ser iluso al pretender que la noticia tuviera la recepción, ni del 10% de las finales de Copa, el hecho de que la superjacobina Francia, en la Asamblea y  con el ministro de educación en contra haya aprobado en la Asamblea francesa que el euskera, con otras lenguas, sea protegida, debería haber sido como para tirar cohetes. Y haber estado cuatro días dando  el acuerdo.

Francia y su revolución en 1789 acabaron con el bilingüismo  de un estado cuyo 40% hablaba otros idiomas distintos al francés. No solo le cortaron la cabeza a los reyes sino al euskera y a todos los idiomas, unos 75, distintos al gabacho que se hablaban en la Patria de la Marsellesa. Mucha Egalité, Liberté y Fraternité pero actuaron como nazis o franquistas trataron de borrar cualquier código de comunicación distinto a un francés  que por cierto, nos obligaron a estudiar en el bachillerato, no el euskera.

Por eso el presidente del Ipar Buru Batzar del PNV, Peio Etxeleku, se felicitó  este viernes del compromiso adquirido por parte de la Asamblea Nacional Francesa al aprobar el jueves con 247 votos a favor, de forma definitiva, una ley para proteger lenguas como el euskera, lo que abre la puerta a la inmersión lingüística y a la subvención a escuelas privadas en idiomas diferentes al francés. Además, ha apostado por avanzar hacia un estatuto de la lengua vasca y el bilingüismo.

El dirigente jeltzale ha señalado que el hecho de que se haya dado luz verde a esta norma conlleva «la aprobación del departamento de inmersión en la enseñanza pública; el refuerzo del sostenimiento de la escolarización de alumnos que siguen cursos de lenguas territoriales en otra localidad, por parte del pueblo en el que viven; la propuesta de enseñanza de lenguas territoriales a todos los alumnos, y la aceptación legal de las señaléticas bilingües y plurilingües».

«Para Iparralde, esto quiere decir, especialmente, apertura de clases de inmersión pública, sin pasar por la experimentación, pero también que se refuerce la propuesta de enseñanza del euskera y del gascón o que las señaléticas bilingües y plurilingües no sean amenazadas por un Tribunal», ha subrayado.

Etxeleku, con los pies en el suelo, ha destacado que esto no supone que el nivel de la lengua francesa esté «amenazado». «Al contrario, una evaluación de la educación nacional muestra claramente que los alumnos del sistema de inmersión saben mejor euskera y francés, por ejemplo. Estas antigüedades favorecen el bilingüismo y el plurilingüismo de los jóvenes estudiantes, que conocerán y amarán su territorio, también fomentando el deseo de conocer otras realidades culturales», ha añadido. Lo decía porque uno de los diputados contrarios decían muy alarmados que esta decisión introduce el separatismo.

Por último, el presidente del IBB considera que «más allá de estos primeros avances legales, un territorio tan puntero como Iparralde necesitaría un estatuto del euskera, asumiendo otras garantías jurídicas y con el tiempo generalizar el bilingüismo en el ámbito público para fomentar el uso de dichas lenguas territoriales».

A las reflexiones del presidente del IPP yo añadiría que el euskera en Iparralde necesita más protección que los partidos de fútbol y que no estaría nada mal en EITB darle el relieve que no se le ha dado. Esta no es una noticia más.