Vamos a ver si llamamos las cosas por su nombre y no como hacen en la «Brunete Mediática«: La dilatada experiencia en navegación fluvial en los canales del Guadalquivir la ostentan quienes patronean las narco-lanchas, en segundo lugar (medalla de plata) están los guardias civiles que les persiguen y, puede que este buen hombre tenga la medalla de bronce.

Lo de intentar que «Marca España» hubiese liderado algo es misión (casi) imposible. Ni Eurovisión, ni la OTI… Nada. como para a ese señor a sacar esa txalupa con unos contenedores del Canal de Suez.

Al final, ya han conseguido desatascar el Canal pero existían cosas más prácticas que la propuesta de enviar a ese práctico. A mí, de entrada, se me habían ocurrido cinco (y sin rima):

1) Haber dotado a la pontona del Athletic Club de remos y timón (para convertirla en gabarra con gobierno manual), engancharla al bote de los contenedores y, en un pi-pas, haberlo sacado de allí en, a lo sumo, cinco minutos (como una ronda de txikitos sin pintxo).

2) También se podían haber enviado a unas arrechas sirgueras de Bilbao tirando del bote por los dos laterales del Canal ese (que no llega al antiguo de Deusto ni de asomo)

3) Haber rebautizado el «Ever Given» con el nombre «Valle de los Caídos«. Una vez renombrado, directamente se hubiese dinamitado y a otra cosa, mariposa.4) Haber mandado  a «arreglarlo» al teniente coronel de pontoneros que la lio parda en Castro Urdiales (Cantabria) queriendo hacer un muelle de atraque y desembarco con 60 palés de cajas de botellas de Rioja (Alavesa, ofcors). N.B.: Importante hubiese sido haberle llevado antes de que a Margarita Robles le hubiese dado tiempo de condecore o de ascenderle.

5) También se podía haber ampliado la amura del bote que lleva los contenedores, es decir, la anchura en la octava parte de su eslora contada a partir de la proa , es decir, la parte de los costados del buque en donde se estrechan para formar la proa (existiendo por tanto una amura de babor y una amura de estribor, lo mismo que ocurre en la parte de popa con las aletas). De esta manera, se hubiese desencallado el bote de los contenedores y se hubiese dado espacio lateral a dos gabarras para portar la Copa ganada a la Real Sociedad de San Sebastián el próximo día 3 de abril y la ganada al Barça el 17 de abril, respectivamente.

Supongo que cualquiera de las cinco (sin rima) opciones hubiese sido más práctica y efectiva que la rocambolesca propuesta de mandar a ese práctico rociero al Canal de Suez. El caso es que yo no es necesario mandar a práctico del Guadalquivir.

Mejor… Porque tendría que haber aguantado cuatrocientos chistes de monologuistas andaluces y alguna que otra chirigota de sus vecinos gaditanos.