Álvaro Santos ha convertido en «charanga politica» el Gobierno Municipal ante la pasividad de la alcaldesa Lara Méndez. No importa que Lugo esté paralizado, Lara Méndez le da protagonismo a Santos, que convertido en “Fierabrás”, monte «pollos» que no encuentran justificación, mientras la Alcaldesa parapetada en aforismos ideologicos, pone de manifiesto su falta de liderazgo. Rubén Arroxo (BNG) sube enteros con su trabajo por la ciudadanía, gestión y estrategia pueden provocar, que en las próximas elecciones municipales, el BNG pueda dar sorpasso al PSOE, enfrascados los socialistas lucenses en guerras cainitas.

Desde el Ayuntamiento se pretende hacer creer a la opinión pública la renuncia a entrar en el Gobierno Municipal de Silvia Alonso, quien en diferentes círculos del mundo de la cultura, comentó su disposición a formar parte de la Corporación Municipal.  En este caso, la intención de Álvaro Santos es clara, deshacerse del marrón de Medio Ambiente con el concurso de la basura, que puede reventar por los aires en cualquier momento y encasquetárselo a Miguel Fernández. Esta operación puede liberarlo para asumir Urbanismo y hacerle, en el caso de que no acepte la jugada, cargarse a Fernández de la Corporación.  Se quita un importante distanciamiento de dentro, quedándose finalmente con las dos áreas por «responsabilidad» y asumiendo a la vez la portavocía municipal, en manos de Fernández.

Parece un tablero de ajedrez, pero no lo es, toda la incompetencia manifiesta que demuestra cada día como político, con tanto tiempo libre, le lleva al circo continuo con una única finalidad, la supervivencia y enganchar otros cuatro años cobrando del erario público, en un “chollo” que pagamos todos los contribuyentes.

¿Qué gestionó Álvaro Santos? La caída por primera vez en la historia en España de un Presidente de una Diputación que pidiera repetir y que lo postulara el mismo Secretario Provincial.  Sin duda un gran bagaje de gestiones chapuceras. ¿Qué gestionó? Un partido en Friol al borde de quitarle la mayoría absoluta al PP y pasó el PSOE a quedarse en la indiferencia absoluta y camino de sacar cero concejales en la siguiente contiendo electoral. Sin chollo en la Diputación, emigró al Ayuntamiento de Lugo.  ¿Qué gestionó? ¿Qué gestión se podría destacar en la Diputación?  Sumen y sigan. No se entiende bien el papel de los socialistas lucenses que dejan hacer y no dicen nada de quien, con sus decisiones, los deja a los pies de los caballos de una futura oposición en el Ayuntamiento y posiblemente en la Diputación. Elena Candia (PP) ante el despropósito que se vive en Lugo, una ciudad paralizada, busca candidato para lograr arrebatarle la alcaldia al PSOE, mientras el camarón se lo va llevando la corriente.

Ante tanto revuelo, Santos debería ir a descansar unos días a Cantabria, a San Vicente de la Barquera y darles alivio a los socialistas, en vez de montar pollo tras pollo en la Corporación Municipal. ¿Quién es el siguiente, Fernández o Alvarellos?

¿Se acuerdan de la foto de santos en la fuente de las ranas? Dentro de poco veremos a Álvaro Santos hacer el salto de la rana, en el consabido «Mas dificil todavia».