El CD Lugo está camino de convertirse en el rey del empate de la era César. De nueve puntos posibles, solo se hicieron tres, tantos como partidos jugados, el mal de los bobos es que nos conformamos con un «puntito» como mal menor, cuando ayer el CD Lugo tenía la obligación de ganar o ganar, es obvio que el empate puede ser importante en las últimas jornadas. Tino Saqués cesó a otros entrenadores por menos de una paja en el hombro. Veremos cuanto le dura la paciencia y no busca recambio para el banquillo. El adestrador sabrá tocar la tecla que cambie la suerte de los partidos y comenzar a sumar de tres en tres.

Luis Cesar es un buen entrenador, con carácter y buen verbo cuando habla de fútbol, aunque las palabras no meten goles. Se ha puesto de moda desde que el filósofo Valdano  utilizara palabras diamantinas para adornar las fases del juego, hoy son empleadas por los catedráticos de taberna, en foros, tales como, cobertura, conducción, conceptos técnico-tácticos, golpeo de balón, transición defensiva, transición ofensiva, desmarque de ruptura, cambios de orientación, etc. Menos verbo y mas entrenamiento para crear jugadas, que pueden finalizar con el balón dentro de la red de la portería del equipo contrario.

A Luis César le tocó recomponer un puzle al que le faltan piezas, es difícil encajarlo cuando los jugadores están viciados en «tácticas y técnicas» de otro entrenador. Si Tino Saqués lo deja trabajar y no ejerce de presunto alineador (jo…lo lleva con Luis César, carácter y dignidad) los hijos de Paulo Fabio no tendrán problemas a final de temporada.

[useful_banner_manager banners=57 count=1]

El efecto entrenador se agotó contra el Fuenlabrada, en tres partidos un solo gol y uno encajado, empate en goles a favor y en contra.  Les pesan las piernas a los jugadores para llegar con el balón controlado a la portería contraria, sobre esta circunstancia está trabajando el entrenador y a fuerza de repetir en los entrenamientos, más que las cebollas de Antas, encontrará la llave para abrir la lata de los goles.

Reparto de puntos contra el Castellón en el Ángel Carro, un resultado que no satisface a ninguno de los dos equipos. Aunque la posición del CD Lugo en la tabla es más cómoda, era un partido para aumentar su distancia de los puestos de descenso, contra un rival asequible y afrontar el último tramo de la temporada de forma más tranquila.

Las palabras del «Tino que no atina con los entrenadores» cuando presentó al nuevo entrenador del CD Lugo, aprovechó para explicar el cese chapucero de Nafti, añadió: «Necesitamos cambiar la dinámica». Creo que quiso decir, «cambiar la dinamo para tener más luz»

Con este empate, son ocho los partidos que suman los lucenses sin ganar.

[useful_banner_manager banners=29 count=1]