Los ríos de tinta hablando del RC Deportivo han llegado a la mar y los calamares se hicieron con ella. Calamares sin tinta es lo que llevo viendo desde el inicio de temporada, acentuado desde la llegada del turrón, parece como si indigestase el exquisito dulce navideño a los jugadores del equipo coruñés. El RC Deportivo el domingo juega en Barreiro, campo que visitó en varias ocasiones, de no ganar, puede ser el partido de la humillación, se juega contra el filial del eterno rival, RC Celta de Vigo.

El domingo los jugadores del RC Deportivo tendrán que dar el do de pecho y ganar, si no quiere salir humillados de Barreiro y por ende, todos los deportivistas. Es el partido definitivo, por eso hay que echarle huevos como coreaban el pasado domingo los aficionados en Riazor. Esta situación esperpéntica se ha convertido en mi peor pesadilla como deportivista. Podemos bajar, por cuentas de la lechera, dos categorías.

El domingo los jugadores del Deportivo juegan el honor de colores y escudo, por ese motivo, los hijos de Hércules tendrán que desplegar toda su inteligencia futbolística, para que los tres puntos viajen a la Ciudad de Cristal. No es momento de lamentaciones, ni de acudir al latiguillo de los desesperados “remar todos en la misma dirección”, de tanto remar tengo callos en las manos. Los que tenían que haber remado desde el inicio de la competición son los profesionales, que para eso cobran. “Este partido lo vamos a ganar” es un estribillo tan escarallado, como la fotografía que hizo Escotet del Deportivo el día de la rueda de prensa, en la que se anunció que Abanca convertiría una parte de la deuda del Club con la entidad financiera, en acciones.
Los que remamos no metemos goles, bien es cierto, que desde el sentimiento empujamos de carallo y aún estando en un pañuelo la clasificación para pasar a la siguiente Fase. Después de la victoria del pasado domingo, queremos creer que el equipo puede ir a más, aunque  esa situación depende del entrenador y jugadores, no de los deportivistas. Para medir si aún podemos creer en el milagro, el mediómetro someterá en Barreiro a los jugadores del RC Deportivo a examen, solo vale aprobar y esto en castellano se traduce en ganar o ganar,  el resto son soflamas de quien quiere ser motivador y de momento, aún no progresa adecuadamente.  Volviendo al campo de fútbol de Barreiro, para conocer si el RC Deportivo había jugado en otra ocasión, he recurrido a una de las personas que mejor conocen la historia del fútbol gallego, Carlos Castro. La primera vez que lo hizo fue   

O 24/02/1924, na xornada terceira do Campionato Galego de 1@ categoría, o RC Deportivo empataba no campo de Barreiro 2-2 contra o U. Sp. Lavadores

En fútbol, la diferencia entre alcanzar la gloria o ser un canalla, la marca los goles, uno más que el equipo contrario, porque para los deportivistas, lo único que cuenta en este momento son los puntos (tres), el resto, milongas.

Si el RC Deportivo gana los dos partidos que faltan para finalizar la Fase y se clasifica,  Pepe Torrente (COPE) y el que escribe, iremos a celebarlo a la Fuente. ¿Te apuntas?… de Cuatro Caminos.