El fin de las cookies de terceros propuesto por Google pone en jaque al marketing de afiliación y lo obliga a reinventarse para seguir funcionando.

Lo que muchos internautas pedían y Google venía cocinando pasó: la empresa anunció que pondrá fin a las cookies de terceros en su navegador Google Chrome. La medida se llevará a cabo paulatinamente en dos años, generando un nulo impacto sobre los usuarios.

Ahora, explica Google, con la herramienta Privacy Sandbox el objetivo es “hacer que la web sea más privada y segura para los usuarios”.

No obstante, especialistas en el área tienen una opinión muy distinta. Explican que con esta medida lo que Google busca es el control total del análisis de datos y monopolizar la publicidad digital, sacando de carrera a otras empresas como Facebook o Instagram que se beneficiaban de las cookies.

En cualquier caso, la decisión del gigante tecnológico supondrá un cambio en la navegación web, y un claro ejemplo de ello es el marketing de afiliación.

¿Qué es marketing de afiliación?

El marketing de afiliación es una de las mejores opciones para monetizar un blog y, al mismo tiempo, para vender un producto por internet.

Su funcionamiento es sencillo: el blog o página web recomienda un producto de terceros y si el lector compra dicho producto la página web ganará una comisión.

Este tipo de monetización es muy común en los sitios especializados en apuestas deportivas y casinos online. Ellos, por ejemplo, hablan de marcaapuestas casino y si el usuario se registra a través del link del blog pueden ganar dinero.

¿Cómo afecta el fin de las cookies al marketing de afiliación?

Para que el marketing de afiliación se cumpla se tiene que completar un proceso de dos fases.

Primero, el usuario debe llegar al producto a través del link recomendado por el blog y, segundo, debe completar la compra del producto. Solo de esa forma se gana dinero a través del marketing de afiliación.

Ahora bien, ¿cómo sabe el dueño del producto que el comprador viene desde la página que lo recomendó? Gracias a las cookies.

Pues las cookies tienen como finalidad guardar todo tipo de información que resulte de la navegación de internet. Son los rastros del usuario en la web.

Entonces, con las cookies el dueño del producto sabrá si viene o no directamente desde el blog de un afiliado. De hecho, si la persona no compra el producto en un primer momento y luego vuelve para completar la compra el afiliado recibirá su comisión.

Pero ante la eliminación de las cookies por parte de Google todo este proceso no se podrá realizar, es decir, los afiliados no ganarán ni un centavo porque no es posible rastrear la procedencia del comprador.

Esta situación supondrá un reto para los sitios que dependen del marketing de afiliación. Los afiliados tienen dos años para pensar en una nueva forma de monetizar sus sitios, de lo contrario pueden desaparecer o funcionar sin ganancias.