Son muchos los profesionales del mundo de la odontología que deciden montar su propia clínica dental en la actualidad. Para ello, es necesario contar con diversos elementos indispensables como sillones, aparatos y equipos que tengan como resultado una clínica moderna y completamente funcional

Actualmente los profesionales odontólogos que se aventuran en el objetivo de instaurar su propia clínica dental, deben de tener en cuenta distintos aspectos en lo relativo a aparatos y equipos dentales adecuados a los nuevos tiempos, ofreciendo de este modo un espacio vanguardista y moderno de cara a los pacientes además, por supuesto, de contar con un elenco de profesionales altamente cualificados en el ámbito.

Mucho han cambiado las cosas y a día de hoy, las clínicas especializadas en la odontología se han visto también beneficiadas por los avances tecnológicos, en este caso referentes a todo tipo de aparatología específica que hace la vida mucho más fácil a dentistas y pacientes.

Elementos y equipos dentales indispensables  

Uno de los elementos o aparatos indispensables a la hora de montar una clínica dental son sin lugar a dudas los sillones dentales. Estos sillones se caracterizan por su ergonomía, ya que en tratamientos de larga duración como ortodoncias o cirugías uno de los aspectos más importantes es la comodidad del paciente y del equipo de profesionales que le atiende. Además de ser ergonómicos, los sillones dentales incorporan las últimas tendencias tecnológicas orientadas a la odontología tales como consolas con panel táctil que se desliza de manera automática o manual. También cuentan con todo tipo de instrumental como jeringas o cánulas de aspiración, que se activan fácilmente mediante un sistema neumático para una mayor accesibilidad.

En el mercado existen multitud de modelos de sillas dentales con diferentes características, pero con un denominador común. Todos sus instrumentos y materiales tienen una alta durabilidad y robustez, al mismo tiempo que ofrecen la comodidad necesaria para que tanto profesionales como pacientes tengan una práctica excelente con el resultado de una experiencia más que satisfactoria.

El escáner intraoral es uno de los perfectos ejemplos de cómo los avances tecnológicos benefician sobremanera al mundo de la odontología, gracias a la digitalización del proceso. Estos aparatos supusieron un salto enorme desde su aparición, ya que permiten evaluar o agilizar diagnósticos y tratamientos cohesionando la relación laboratorio-paciente para un resultado mucho más preciso, reduciendo los errores del escaneado. Todo implementado mediante un software que acorta destacablemente los tiempos de trabajo y aumenta la productividad de los sistemas radiográficos en el procesamiento de las imágenes.

En este sentido los aparatos de radiología dental son otro de esos elementos que no deben de faltar para un odontólogo. Son el primer paso para poder ofrecer un diagnóstico completo del estado bucal. A esto hay que sumar nuevamente los modernos avances, que en este caso se basan en las radiografías panorámicas en 3D perfectas para tratamientos avanzados como implantes bucales, endodoncias o cirugías. Igualmente los módulos de exploración cefalométrica con hasta 14 campos de visión permiten obtener el máximo nivel de precisión, incluso en los casos más complejos.

Unos de los aparatos que está teniendo una gran demanda para los dentistas son los escáneres de fósforo. Las razones principales son que se trata de un aparato de reducido tamaño, rápido y eficaz. Precisamente la inmediatez para leer las placas radiográficas y la reutilización en pocos pasos son el punto fuerte del escáner de fósforo, dando como resultado la simplificación del proceso y un más que considerable ahorro de tiempo y económico para clínica y paciente.

Además de los equipos dentales indispensables como los anteriormente mencionados, una clínica dental debe de contar obviamente con todo el tipo de pequeños instrumentos de exploración o quirúrgicos, así como el mobiliario y el diseño adecuado.

La suma de todos estos elementos ofrecerá al paciente un entorno cómodo y agradable, con la seguridad de que será atendido por un grupo de profesionales experimentados que cuenta con los últimos avances tecnológicos en materia de diagnóstico y tratamiento bucodental.