Ha hecho bien el PNV en no acudir a los actos conmemorativos en el Congreso del 23F. No fue a la manifestación de Madrid, dos días después del golpe, y no ha ido ahora

¿Por qué?.

La trama civil no está investigada, el acto de hoy tenía por objeto recordarnos que Juan Carlos “nos salvó” y como consecuencia de aquel golpe, que se hizo contra la apuesta de Suárez sobre los estatutos vasco y catalán, dio como consecuencia la Loapa cuyo espíritu sigue vivo y la prueba está en que el estatuto de Gernika sigue sin cumplirse a totalidad. Bien es verdad que aquella ETA que mató en 1980 a una persona cada tres días, es parte del análisis, pero también que socialistas, ucederos y aperos, consideraban que Adolfo Suarez había ido demasiado lejos.

Hoy he estado en Catalunya radio hablando de ésto con Felipe Alcaraz, presente en el hemiciclo, diputado por el PC al lado de Carrillo, Manuel Núñez Encabo diputado socialista cuyo nombre fue el último que se pronunció ya que entró Tejero, Jorge Verstrynge que era el secretario de Fraga y yo, que era parlamentario vasco, había estado en Gernika cuando fue el Rey y que ese día estaba en la sede de Marques del Puerto escuchando por la radio la votación. Producido el hecho fui al despacho de Xabier Arzalluz y con Uxune Retolaza escuchamos lo que pasaba. A él, a través de Marcos Vizcaya, le habían preguntado que opinaría el PNV de un gobierno de concentración presidido por un militar. ”¿Y por qué no por un Obispo?” contestó Arzalluz. El caso es que ese posible gobierno estaba formado por todos los partidos menos por el PC y el PNV. Y, el rey, se reunió en Zarzuela al día siguiente con todos los partidos menos con el CIU y PNV. El motivo del golpe pues, estaba claro.

Alcaraz, Verstrynge y yo hemos coincidido, no así Núñez Encabo que nos ha afeado que emitíamos opiniones pero que él hablaba de hechos. Consideraba que el 23F había sido un golpe en toda regla y que el Rey había tenido un papel fundamental.

Los tres le hemos recordado que hay una trama civil sin investigar, que Juan Carlos de Borbón es el mismo rey, con cuarenta años menos y más cuartelero que el que está en Abu Dhabi y que su ligereza había propiciado aquella asonada pues todos se habían levantado invocando el nombre del rey, en el hemiciclo y en el juicio posterior. Le hemos recordado como el rey, puenteando a Suárez a través de Rodríguez Sahagun, le había nombrado a Alfonso Armada segundo jefe del estado mayor del ejército y por tanto estaba en Madrid y no en Lleida donde Suárez le había mandado. Le hemos recordado que los papeles, cintas y documentos de la trama civil siguen sin permitirse investigar y siguen sin desclasificar y que sigue sin conocerse de verdad lo que ocurrió con el Cesid y las reuniones de Enrique Múgica con Armada y demás.

Núñez Encabo verbalizaba, no dudo de su buena fe, el discurso oficial de la transición. Unos militares malos y golpistas, un rey bueno salvador, y una monarquía parlamentaria que nos representa a todos. Y no es un cualquiera. Catedrático de la Universidad Complutense todos los años cuenta la misma historia. Seguramente habrá estado harto incómodo en el programa y con ganas de mandarnos a paseo pero ha aguantado hasta el final diciendo que lo nuestro son opiniones y lo de él es la descripción de hechos. Hay una historia de la santa transición con un rey inmaculado que nos salvó y el acto de hoy servía para reiterarlo y pasarle el testigo al hijo.

Como la historia de Caperucita contada por el lobo.

Escrito ésto, el colaborador de este blog Sony, me envía lo siguiente, que agradezco. No todos los días recibe uno empujones de este tipo de amistad.

“El catedrático de historia ese, nuevo «intelectual orgánico», como dice usted, ¿por qué no se investiga más el asunto?. Mejor sería catedrático de mitología…, ¿por qué España tiene una ley de secretos de estado típica de dictaduras o de democracias de bajo nivel? (ni la CIA tiene eso, ni España debería tener tantas cosas que guardar cómo la CIA, salvo las miserias internas…, como es el caso), a ver si con estos secretos a voces pasa luego como con el caso de Zabalza, las torturas e Intxaurrondo, que si si o si no, pero luego aparecen las cintas…, y eso en un país cristalino y sin corrupción cómo es España.

También me viene al recuerdo cómo le pusieron a parir a usted cuando habló en el Parlamento de la corona, escribió su libro, diciendo que el rey era un comisionista, etc., ahora le ponen a parir por esto otro, hoy todo lo que usted hizo es aceptado cómo una triste realidad por todos y es pura historia…, de esa de la que nada sabe el catedrático, que para eso está…, usted fue un adelantado y valiente. Sony»