@gonzalogsoto

La “charanga política”, en plena tercera ola de cotagios por COVID-19, comienza a tocar los primeros compases del esperpento cíclico, que sume al socialismo gallego. Hay movimientos de lo que puede ser el camino hacia la Secretaria General del PSdeG.  Los recuerdos de tiempos pasados, son avivados por nostálgicos de la vieja guardia fascimil, que se resisten a retirarse.  Algo falla en los dirigentes del socialismo gallego, cuando se distraen en parodias politicas de intereses espurios, en vez de cerrar filas, como hacen otros partidos politicos, que lavan los trapos sucios en el sotano de sus sedes, mientras que los socialistas gallegos, llevan el charango político, a los medios de comunicación.

Algunos rescoldos en la provincia de Lugo de políticos amortizados, con golosos empleos, están avivando la vuelva del líder Gómez Besteiro, a ocupar el preciado sillón de la Secretaría General. De ser cierta la maniobra, quedará al descubierto la lucha fraticida, una vez más,  de los socialistas, que con estos devaneos, confeccionan la alfombra floral, que llevará a la eternidad en el cargo de presidente de la Xunta de Galicia, a un militante del PPdeG.

Hace unos dias se pudo escuchar en un restaurante al santo valedor del socialismo lucense y de Besteiro decir: ¡Ay, si yo vuelvo a la ejecutiva! No sé si se refería a la nacional o provincial. La revancha desvirtúa toda acción política, hay mucha guadaña aguardando para cortar cabezas. El mal del socialismo gallego, convertido en pequeños reinos de taifas luchando en guerras cainitas, lo ha llevado a la tercera posición en las pasadas elecciones al Parlamento Gallego, pasándoles por encima el BNG y bajando.

Este año 2021, abre un abanico de congresos en los partidos políticos, en los que se pueden ver temas en clave sucesoria en el PPdeG y una intensa pugna en el PSdeG-PSOE con la presencia de Gonzalo Caballero en liza y con las posibilidades de que aparezca montado a lomos de un soberbio garañón, la candidatura de Gómez Besteiro, para intentar volver a la Secretaría General, de la que tuvo que abandonar por presiones mediáticas, por su implicacion en supuestas irregularidades urbanísticas.

Los tiempos de la justicia marcarán el camino de Gómez Besteiro, aunque pudiera tener aliviada su situación a finales de 2021 o principios de 2022, para intentar o lograr la Secretaría General de los socialistas gallegos, dando más bandazos los correligionarios de la rosa y el puño, que una haba en la «pota» donde se cuece el rico caldo gallego.

El apoyo del aparato socialista en Ferraz podría ser muy importante en este proceso, en el que el vigués partiría con la fuerza de los militantes, sobre todo, los jóvenes socialistas que apuestan por una renovación total de los viejos saurios. Gómez Besteiro podría tener un importante apoyo institucional, todo ello dependiendo de  su situación a finales de año. En el caso de no tener ese tema arreglado, los «barones» podrían hacer calculos matematicos y proponer a una persona eventual, que luego se apartará o jugará otro papel para dejar el liderazgo gallego al de la ciudad de las murallas. ¿Qué papel jugará Abel Caballero? ¿Cuál será el de los tres presidentes de Diputaciones? ¿Por qué los socialistas gallegos están en continuas guerras cainitas? ¿Que falla en la película real del PSdeG? ¿Quédense con este nombre, Lage Tuñas, muñidor en la sombra y superconcejal de A Coruña, el Ave Fenix del poder politico, en continuo ascenso en el último año.