Curiosas declaraciones. O no tan curiosas si tenemos en cuenta que el subconsciente suele jugar malas pasadas. Si leo bien, la portavoz parlamentaria de EH-Bildu reconoce un daño pero dicho daño es justo o injusto dependiendo de cada «relato».

Perfecto pero, la primera pregunta es pertinente: Me gustaría saber, según el relato de Maddalen Iriarte, qué asesinatos le parecieron justos y cuáles injustos.

De entrada, esta afirmación de Iriarte es éticamente y humanamente inaceptable porque la ilegítima violencia siempre es injusta. Siempre. Independientemente del «relato» que, por cierto, como argumento es similar (si no el mismo) que el de los miserables que ayer y hoy justifican a los GAL, la Triple A, a los Guerrilleros de Cristo Rey; y a tantas bandas de asesinos pagadas desde «Marca España» con «fondos reservados».

Siguen sin madurar en la Izquierda Abertzale y siguen sin hacer aquél proceso de reflexión y autocrítica que Arnaldo Otegi anunció a los cuatro vientos desde la Azoka de Durango tras el fiasco electoral en Gipuzkoa. Casi 50 años después, todo sigue parecido.

Mucho me temo que en la IA van a necesitar un par de generaciones para hacer creíble ante la Sociedad ese «cambio». Al margen, aprovechar este preciso momento para hacer este tipo de declaraciones es como para, sin mayor dilación, hacérselo mirar.

Parece que a las y a los de siempre se les esta empezando a caer la careta. Esta vez, no tengo ni idea de cuál será la estrategia política que han «diseñado» como para llegar a hacer este tipo de declaraciones pero, objetivamente, les ha ido mejor con la ambigüedad.

Un pasito para adelante, dos para atrás…
Una pena.