La portavoz de EH-BilduMaddalen Iriarte pidió información sobre lo ocurrido el pasado fin de semana en distintas localidades vascas en las que la Ertzaintza tuvo que intervenir para disolver fiestas y botellones ilegales.

Ayer, a esa estrategia (que ya podemos llamar «diseñada») se le sumó otra compañera. En este caso, la portavoz de EH-Bildu en el Ayuntamiento de Donostia y hermana de la alcaldesa de Andoain (también de la misma formación política).

Así, Reyes Carrere mostraba su «preocupación por lo acontecido en la Parte Vieja de Donostia durante las últimas jornadas y más en concreto en la última noche, cuando se han pasado unas líneas rojas que no se deberían haber pasado«.  Lo que no aclara de una forma cristalina es quién no debería haber pasado esas líneas porque… ¿Yo estoy herido? NO ¿Yo estoy detenido? NO ¿Yo tiro piedras y botellas a la Ertzaintza? NO ¿Cumple esa «gente» con lo que cumplimos la inmensa mayoría de la Sociedad vasca? NO… Tampoco.

Reyes Carrere

Por eso, a mí (ni a nadie de mi entorno) nadie me hiere ni nadie me detiene aunque. Pensándolo bien, hay quienes atentan contra mi salud y la salud (y la vida) de la mayoría de la Sociedad vasca: Son, exactamente, los mismos a los que defienden Maddalen Iriarte y Reyes Carrere.

Se debe condenar rotundamente la alteración de la convivencia y los destrozos provocados anteayer en la Parte Vieja de Donostia en el día de San Sebastián (que pagan todas y todos los donostiarras). Es absolutamente inadmisible el acoso, persecución y la agresión a la Guardia Municipal y a la Ertzaintza.

Pero, en efecto, las dos citadas opinan que está mal que la Ertzaintza intervenga contra esas «buenas gentes» que han vuelto a la quema de contenedores o al lanzamiento de piedras y botellas de cristal. Es lo que debe tener el «mono» o algo así. También deben estar en contra de que se impongan denuncias a dichas «buenas gentes responsables y solidarias» por incumplir las restricciones. Como dice Maddalen Iriarte, deberían hacer «pedagogía» y, no sé, regalarles unos bonos de 100€ para el botellón o tarjetas-regalo para un finde en un spa. En fin…

Donostia

Por recordarlo, en junio de 2020 con motivo de la visita de los ultras de Vox en la campaña electoral al Parlamento vasco, la misma Maddalen Iriarte pedía a la Ertzaintza que protegiese «al Pueblo». Pues bien, ahora la Ertzaintza y las Policías Locales no hacen otra cosa más que proteger al mismo «Pueblo» de unos centenares de descerebrados. Pero en la Izquierda Abertzale parecen inevitables esos tics en modo «regreso al pasado«. Lo del «estado policial«, «policía represora«, el ochentero «mucha policía, poca diversión«, el sempiterno soniquete del «Utzi Bakean» y su tabarra de megáfono parece una especie de déjà vu de lo sufrido durante 49 años. Casi cincuenta largos años de incoherencia. Y esto lo comento porque los incidentes que hemos visto en las calles de Euskal Herria desde el pasado fin de semana tiene un nombre que creía -afortunadamente- casi olvidado: «Kale Borroka«. Y es que, siempre, la cabra siempre tira al monte.

¿Con esas falacias creen Maddalen y Reyes que ganan votos? Personalmente opino que lo único que hacen es alimentar a insolidarios e irresponsables que, ahora, se ven hasta respaldados.

Una verdadera pena.

Portada: Maddalen Iriarte