El otro día Toni Cantó. Ayer Iturgaiz…Parece que estoy haciendo un compendio de tontos titulados, trepas e incompetentes varios, pero es que cada día sale uno a la palestra. No vayáis a pensar que Girauta es el único que empezó en el PSOE y, tras pasar por UPyDPP y Ciudadanos, ha terminado en Vox. Así, el ex maoísta, ex socialista, ex popular y ex naranjito ha dejado a Inés para lanzarse en brazos del último partido que le quedaba es su lista y al que hace tiempo hacía guiños.

Su actividad como tertuliano se ha desarrollado a la par que los paseos de su neurona en Medios de Comunicación como ABC, COPE, Onda Cero, 8 TV, Libertad Digital o esRadio. Pero, volviendo al multicolor activismo político de este trepa con un poco más de detalle, cabe decir que militó en el Partido de los Socialistas de Cataluña (PSC) hasta 1986. Tras ver que en UPyD el cupo de tontos lo copaba sobradamente Toni Cantó, tras unos meses desistió y, posteriormente, se presentó en listas del Partido Popular (PP) en tres comicios distintos, sin resultar electo en ninguno; la primera vez en las elecciones municipales de 2003 en Castelló d’Empuries; la segunda como candidato a diputado del Parlament de Catalunya por la circunscripción electoral de Girona en las elecciones de 2003, y la tercera en el 2004 como candidato popular al Congreso de los Diputados también por Girona.

Cuando la cabesita ya le comenzaba a funcionar definitivamente como a Hommer Simpson, comenzó a participar en concentraciones de los llamados «Peones Negros» (impulsores de las teorías de la conspiración del 11M), en las que pronunció a favor de estos y sostenía (en 2007) que «hay unos personajes en la sombra que no han sido juzgados… Tenemos todo el derecho a opinar». Con posterioridad Girauta negó, de forma vehemente, haber pertenecido a dicho colectivo, llegando al punto de denunciar como «calumnia» y «demagogia» dicha vinculación pero, para variar, mentía.

Luego se involucró en Movimiento Ciudadano y Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía (C’s), figurando en el número dos de la lista de este último de cara a las elecciones al Parlamento Europeo de 2014. Tras conseguir este partido dos escaños, Girauta obtuvo acta de diputado junto al cabeza de lista, Javier Nart. Era la época en la que Alberto falangito de Rivera (el churri de Malú) salía en pelotas en vallas publicitarias. En febrero de 2019 decidió presentarse a las primarias para ser candidato de Ciudadanos por Toledo para las elecciones generales del 28 de abril y más de la mitad de la agrupación de Ciudadanos en Talavera de la Reina procedió a dimitir en bloque y a solicitar su baja del partido, lamentando, entre otros motivos, dicha decisión. De aquéllos lodos…

El 5 de mayo de 2020 comunicó su baja de Ciudadanos, tras mostrar su desacuerdo con el voto a favor de su grupo parlamentario en el Congreso de prorrogar el Estado de Alarma, el cual había pactado Arrimadas con el Gobierno. Pero ojo, que el sujeto dispone de una pensionada Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil, con distintivo blanco. No me digan por qué, pero se la concedieron en 2003.

Y ha terminado en el espacio político natural de cualquier ultra fascista: En Vox. Se estrenó en un acto organizado por la Fundación Disenso, con la participación del eurodiputado de Vox y patrono de Disenso, el energúmeno ultra Hermann Tertsch. En el acto se debatía sobre «el futuro de la libertad de expresión» en el que esa Fundación ultra trata «la amenaza de censura por parte de las grandes corporaciones tecnológicas como Facebook, Twitter, Google o YouTube después del cierre de las cuentas del presidente saliente de EEUU, Donald Trump«. Telita…

Desde el minuto uno se veía venir a este trepa con su indisimulado fascismo.

Solo ha faltado tiempo para demostrarlo. Tiempo y que este chindasvinto no tenga donde caerse muerto.