México es una de las mayores potencias turísticas a nivel mundial, un destino de primera con una oferta tan rica como variada. Cultura, historia, gastronomía, naturaleza exuberante, playas paradisíacas y también balnearios perfectos para un fin de semana de paréntesis vacacional, en una tierra tan linda como querida

Abrazado por el Mar Caribe, el Océano Pacífico y el Golfo bautizado con su mismo nombre, México recibe al visitante con los brazos abiertos y una de las ofertas turísticas más completas actualmente. Vestigios históricos de culturas milenarias como la azteca o la maya, una gastronomía llena de sabores, colores y toques picantes, paisajes casi vírgenes en donde la fauna y la flora son todo un espectáculo y por supuesto, las soleadas playas de aguas mansas y cristalinas.

Un elenco perfecto en el que no pueden faltar los modernos hoteles, los resorts de lujo, las villas exclusivas y los balnearios con spa que se convierten en la opción ideal para dedicar un fin de semana a descansar, relajarse y cargar las pilas antes de continuar con la maravillosa aventura que es descubrir México.
Existen multitud de balnearios en México, a destacar los más bonitos que se encuentran en las tres zonas costeras más atractivas turísticamente hablando del país: La península de Yucatán, la Riviera Maya y Acapulco.

Acapulco y la esencia de la jet set

Situada en el estado de Guerrero y bañada por las aguas del Pacífico, Acapulco saltó a la fama como destino exclusivo de la jet set entre las décadas de 1950 y 1980. Y aunque bien es cierto que hoy día está en un segundo plano ante lugares como la Riviera Maya, la ciudad de Acapulco conserva toda su esencia como pocas.

El fiel reflejo y ejemplo perfecto de ese pasado de lujo y exclusividad es sin lugar a dudas el Hotel Princess Mundo Imperial. Una mole construida en 1971 e inspirada en una pirámide azteca, que en la actualidad ha sabido reconvertirse en un balneario accesible con la playa Revolcadero a tan solo unos pocos metros y la Sierra Madre como paisaje de fondo. Unas instalaciones renovadas y modernas en donde no faltan las comodidades con cuatro piscinas en cascada, una piscina de agua salada, campo de golf y canchas de tenis.

El patrimonio histórico de Yucatán

La península del Yucatán y más concretamente su vertiente que bebe del Golfo de México alberga la histórica ciudad de Mérida, capital del estado. Una urbe con un gran patrimonio en la que su arquitectura colonial y los vestigios de la cultura maya son el principal atractivo.

Como también es patrimonio la Casa Azul de Mérida, un hotel del siglo XIX declarado Monumento Histórico que traslada la experiencia de hospedarse en un balneario antiguo pero con todo el confort. Patios interiores, fuentes de piedra, jardines coloridos y una piscina para hacer las delicias del visitante son las  señas de este hotel boutique, ideal para desconectar durante un fin de semana.

Disfrutar del Caribe en la Riviera Maya

El destino turístico número uno de México es sin lugar a dudas la Riviera Maya. Esta zona de costa situada en la península de Yucatán que da a las aguas del Mar Caribe, es mundialmente famosa por la ciudad de Cancún, Playa del Carmen, los kilómetros de playas vírgenes y los exclusivos resorts de lujo.

El resort balneario Secrets Maroma Beach Riviera Cancún es uno de los mejores complejos hoteleros de alto standing en todo México. Situado en un enclave privilegiado a orillas de la playa virgen de Maroma y rodeada de frondosa vegetación, este resort de lujo ofrece una completa experiencia en la que destaca su spa con un completo circuito de hidroterapia, tratamientos corporales, faciales y masajes. Las 12 piscinas centrales al aire libre dan la bienvenida al huésped de este resort galardonado con la distinción 5 diamantes.

Tres opciones perfectas para desconectar durante un fin de semana de balneario en México. La manera ideal de reponerse de todas las emociones y el disfrute que ofrece este fantástico país, solo con la premisa de continuar después descubriéndolo más y mejor.