Por fin, se van rompiendo las gomas de las caretas: Ahora que los letrados del Congreso no se oponen a que se investigue al «emérito heredero de Franco«, se opone el PSOE. Curioso, ¡eh!

Pues tampoco es que sea tan curioso: Ahora que ya no se pueden parapetar en los juristas, veremos qué se inventa el monárquico PSOE para convencer a sus militantes de base y a sus electores, porque eso de que el Congreso no puede controlar a la Jefatura del Estado ya no cuela. Y si quieren que «cuele» que vayan quitando de su sacrosanta Constitución eso de disponer de una «Monarquía Parlamentaria» que no rinde cuentas al Parlamento. Lo dejaremos en «otra» curiosidad «Marca España«.

Me da igual que se siga llamando vitaliciamente rey, como si se quieren que se llame Pato Donald pero, que intenten vender la milonga (muy, muy cutre) que en  Bélgica, Luxemburgo o Japón ocurre lo mismo, denota, sencillamente que el Gobierno «Marca España«, o bien no tiene vergüenza, o bien toman a la ciudadanía como tontos de baba. Posiblemente, las dos cosas. ¿Ahora sirve el ejemplo belga cuando, si hablamos de su justicia garantista no vale? ¿Luxemburgo? ¿Japón?… ¿Se le ha ido la pinza a Iván Redondo?

Vamos a ver: En Luxemburgo no puede ocurrir nada de lo acontecido al rey fugado de «Marca España», más que nada, porque no hay rey. Nunca lo ha habido. Lo dejaremos en Duque (y miren que tenía ejemplo el zoquete que ha redactado ese absurdo argumentario). Con todo, es impensable que en Luxemburgo hubiesen permitido los desmanes del decrépito Borbón residente en Abu Dhabi. Y en Bélgica, tres cuartos de lo mismo. En Japón tampoco hay rey pero si le pillan al emperador «emérito» en plan putero y comisionista, fijo que se hace el harakiri antes que salir en un Telediario.

Si Pablo Iglesias viese lo que ocurre en el PSOE, tiraría -sin pestañear- a unas y unos cuantos desde la ventana del tercer piso de Ferraz. Me refiero, evidentemente, a Pablo Iglesias Posse, fundador del socialismo español… El otro Pablo Iglesias, evidentemente, de nuevo demuestra no pintar nada conformándose con ejercer de florero decorativo en esa barra que llaman Consejo de Ministros. Tampoco le vamos a exigir coherencia a alguien que no se la exige a sí mismo.

Y lo de «Marca España» sigue, sobre todo cuando la gente no se abraza en el Metro de Madrid. De hecho, el hermano de Esperanza Aguirre es socio del «donante» de dinero opaco al heredero de Franco pero también es muy amigo de Felipe González (el «sociata» millonario que ocupa poltrona de Gas Natural). ¿No será que la «X» del GAL aún mamonea en el monárquico PSOE? Tiene toda la pinta.

Se lo preguntaríamos a la editora del nuevo disco de La Legión & Su C  abra, pero, evidentemente, Margarita Robles nunca contestaría. Semejante trepa, cortesana, genuflexora y reclinacabezas no le va contestar al Pueblo ya que solo ve a éste como una masa de iletrados. Y es que esta jeta profesional estaba llamada a ser la Presidenta de nada menos que un Gobierno de «Salvación Nacional» propuesto por militares franquistas. telita…. Y es que resulta muy difícil entender a esta Chiquilicuatre por cuatro motivos:

Uno (el brikindans),  porque sigo sin entender qué hace una jueza en un Gobierno (del color que sea). Lo de la separación de Poderes para ir de uno a otro como si jugamos a La Oca ya suena a cachondeo. Es como tener a otra «socia-LISTA» ministra de Justicia y nombrarla Fiscal General del Estado. Muy garantista todo… Aunque siempre les quedarían las puertas giratorias de los Consejos de Administración de empresas energéticas. Hasta ahora se accedía ahí por «sociata» o por «pepero» pero el tiempo demostrará que, quienes estaban en contra de la subida de la luz (y ahora no), acabarán en uno de esos bien remunerados sillones porque se lo ha «pedido» «la gente» o no sé qué «círculo de inscritos». Al tiempo.

Dos (el maikeljason), porque sigo sin  entender que hace una señora acérrimamente monárquica en el PSOE y, encima, ni disimularlo en plena campaña electoral repleta de visitas a las Casas del Pueblo sin que la tiren al pilón.

Tres (el crusaíto),  porque sigo sin entender a una señora que habla para oírse a sí misma sin quitarse el algodón de los mofletes.

Cuatro (el robocop), que compendia las tres anteriores.

¿Conclusión? perrea, perrea!!!