Uno de los retos más importantes que están afrontando todas las compañías del sector industrial es la implantación de la automatización. Eficiencia en la producción, reducción de costes, ahorro energético y optimización en los procesos son algunas de las indiscutibles ventajas que la automatización brinda al tejido empresarial del ámbito industrial

En los últimos años el mundo asiste a lo que se podría denominar una “nueva” revolución industrial que poco a poco se ha ido instaurando en prácticamente todas las compañías del sector. Se trata de la automatización industrial, que gracias a las nuevas tecnologías aporta a las empresas numerosas ventajas en distintos procesos que repercuten positivamente en productividad y ahorro de costes, debido a la optimización de los diversos sistemas.

Para ello, las empresas optan por ponerse en manos de proveedores, que ofrecen productos, soluciones sostenibles y servicios para la automatización de los procesos industriales, como por ejemplo en es.endress.com, posibilitando que numerosas compañías del conglomerado industrial de un paso adelante hacia la modernización.

Principales ventajas de la automatización

El reto más ambicioso que el tejido industrial está afrontado en este siglo XXI es sin lugar a dudas la automatización del sector. Este hecho incorpora importantes ventajas a grandes empresas y pymes:

El ahorro en los costes energéticos y la sostenibilidad son hoy en día una de las claves para cualquier negocio. Este proceso se basa sobre todo en soluciones energéticas para monitorizar sistemas como pueden ser los eléctricos, gas natural, aire o de refrigeración y calentamiento, además de circuitos de agua, gas o vapor. Este tipo de sistemas tienen un coste energético elevado para las empresas, pero gracias a su monitorización constante con indicadores KPI es posible supervisar al milímetro con el objetivo de realizar una gestión energética eficiente, reduciendo así de un modo sostenible y notable los costes energéticos.

En el sector industrial existen diversos fabricantes de productos de alimentación o farmacéuticos, entre otros, a los que las distintas autoridades exigen controles exhaustivos de calidad, protección ambiental, seguridad y optimización en sus procesos de fabricación. La medición y el análisis de líquidos tales como agua, lácteos, refrescos, medicamentos o químicos, elementos base de muchos productos, son necesarios para cumplir las normativas vigentes. En este sentido las tecnologías innovadoras de medición analítica con instrumentos de alta precisión, que van desde sensores hasta estaciones, ayudan a analizar al completo todos los parámetros en aplicaciones de líquidos. De este modo el fabricante puede mejorar la calidad del producto final, además de garantizar la seguridad y sostenibilidad en el proceso.

Otra ventaja de la automatización industrial es la capacidad de gestión del inventario para las empresas. Por medio de software y tecnología web pueden controlar eficientemente en todo momento el stock de la mercancía, su entrega y recepción, algo vital para la optimización de la cadena de suministros. Este control automatizado con monitorización de las existencias, permite aumentar progresivamente la productividad mejorando también la capacidad de planificación. El resultado es una reducción destacable en los costes de la gestión del inventario, debido a su integración en los datos de sistema de cada empresa.

Las ventajas de la automatización del sector industrial gracias a las diferentes soluciones y sistemas vigentes, junto con la aplicación de la denominada “tecnología 4.0” más vanguardista, ha provocado que empresas y compañías, grandes y pequeñas, puedan dar un salto cualitativo en lo relativo a producción, gestión energética, optimización, sostenibilidad y ahorro en costes.