Primero fue el propio Maduro  quien amenazaba con renunciar si la oposición ganaba en sufragios. Era una añagaza más. Sabía los resultados. Solo le quedaba la farsa del domingo de unas elecciones fraudulentas, que no han llegado al 20% de participación.

Lo hacía para estimular a los más ingenuos opositores a concurrir a las mesas creyendo que sus palabras se cumplirían si depositaban el sufragio por los “opositores” de utilería. Luego fue Diosdado Cabello, el segundo más importante en el esquema gubernamental: “El que no vota, no come  ” lo que enardeció a muchos rojitos que denunciaron la pobreza de las bolsas  que reparten. A pesar de querer enmendar la plana, un día después, lo que anunciaba a los cuatro vientos era una demostración palpable del temor que tenían  de una concurrencia roja muy baja. Como así ha sido.

La  criminalidad, la escasez de gasolina, la inconsecuencia e intermitencia de las bombonas de gas (algunas con agua hasta en un 50% y debido a ello su corta duración), el matraqueo y peaje de los policías y militares y los crueles efectos de la pandemia pesan mucho.  La campaña del régimen echándole la culpa a “las sanciones de Estados Unidos aupadas por los opositores” no han  tenido ningún  efecto. Además los dirigentes, los partidos, los discursos, las concentraciones, los mítines y discursos han sido invisibilizados. Las presiones a los medios se ejercieron  “manu militari”. Aunque eso no les preocupa pues el amañado, arreglado y controlado Consejo Supremo Electoral  nos dan mentirosamente “cifras record de participación”. Las discrepancias públicas en las estimaciones de votantes por la paupérrima y corrupta robolución los preocupa al máximo.

Ahora que la legítima Asamblea Nacional  elegida en 2015 llega a su fin y será suplantada por la más grande, penosa y risible farsa chavista que se meten como el caballo de Atila en el Palacio de Invierno,  con partidos robados y dirigentes comprados, vale la pena recordar que  la democracia es alternancia si se ganan limpiamente las elecciones. Y Maduro no permite verificar nada.

El comunicado del gobierno provisional de Juan Guaidó, es claro.

Lo reproduzco a continuación.

LA ASAMBLEA NACIONAL DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

En defensa de la Constitución, la Democracia y el Estado de Derecho

ACUERDO DE RECHAZO AL FRAUDE ELECTORAL CONVOCADO POR EL RÉGIMEN DE NICOLÁS MADURO Y RESPALDO A LA CONSULTA POPULAR

CONSIDERANDO

Que, en su afán por consolidar un régimen cada vez más autoritario, el bloque usurpador se ha ido apropiando de todos los órganos del poder público en Venezuela, específicamente, de aquellos cuyo origen no es electoral. Violando la Constitución y las leyes modificó su conformación para convertirlos en subordinados al ejecutivo: alteró la composición del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) mediante un ardid que incumplió los plazos previstos para la selección de nuevos miembros y designó a personas fieles al partido de gobierno, aunque no llenaran los requisitos para ocupar estos cargos; e hizo uso de la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente (ANC) para imponer leales al régimen como titulares en los órganos del Poder Ciudadano.

CONSIDERANDO

Que, desde que perdió el control de la Asamblea Nacional en las elecciones de 2015, el régimen encabezado por Nicolás Maduro desplegó un proceso sistemático para desarticular y erosionar al parlamento, usurpando sus funciones y acosando de diversas formas al órgano legislativo.

CONSIDERANDO

Que, en una de sus más recientes componendas, la Sala Constitucional del TSJ (mediante la sentencia 0070) argumentó una inexistente omisión legislativa y se arrogó atribuciones de la Asamblea Nacional para designar a los rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE), desconociendo los requerimientos establecidos en el artículo 296 de la Constitución Nacional, cuando seleccionó a personas con claros vínculos con el oficialismo y no consultó a la sociedad civil y las instituciones universitarias para la postulación de candidatos a rectores, entre otras irregularidades. Esta decisión generó el rechazo de los Estados agrupados en el Grupo de Lima, del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos y el Parlamento Europeo, y el desconocimiento formal a la pretendida autoridad electoral.

CONSIDERANDO

Que, la írrita decisión del TSJ incluyó una delegación legislativa al CNE para que este regulara el evento convocado para el 6 de diciembre, de lo que se valieron para dictar un reglamento que recoge las “Normas Especiales para las Elecciones Parlamentarias período 2021-2026”, modificando ilegalmente las reglas del juego menos de 6 meses antes del referido evento, lo que está expresamente prohibido por el artículo 298 de nuestra Carta Fundamental.

CONSIDERANDO       

Que, de acuerdo con las referidas normas, en el evento se pretende elegir a 277 miembros de la Asamblea Nacional, en flagrante violación del artículo 186 de la Carta Magna, según el cual la fórmula para determinar la representación de los Estados establece un mínimo de tres (3) parlamentarios por cada Entidad Federal y aquellos adicionales que resulten de aplicar el cociente electoral, equivalente al 1,1% de la población del país, a la población que tenga cada Estado; además, se consagra una representación indígena equivalente a tres (3) parlamentarios; criterios que fueron modificados por el ilegal CNE para establecer el número de parlamentarios a elegir, inobservando así las claras directrices constitucionales en la materia.

CONSIDERANDO

Que mediante el ilegal reglamento aprobado por el írrito CNE, se viola el principio de “un elector un voto” y se elimina el sufragio directo, universal y secreto para la población indígena, estableciendo una elección uniforme y de segundo grado para los parlamentarios indígenas, donde esta representación pierde su peso relativo por el también inconstitucional aumento del número de diputados.

CONSIDERANDO

Que en la organización del evento convocado por el espurio CNE se han cometido otras irregularidades que incluyen: vicios y omisiones en el Registro Electoral, desinformación sobre el hardware y software que serán utilizados en el acto de votación y escrutinio, manipulación de las circunscripciones electorales, ausencia de observación internacional calificada (la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos anunciaron que no enviarán delegaciones de observadores porque la elección no cumple los parámetros establecidos) y la pretensión de extender la jornada de votación más allá de un día, facilitando la manipulación y el acarreo de electores.

CONSIDERANDO

Que, vista la crisis política existente en el país, para llevar a cabo un proceso electoral libre y justo, conforme a los principios y valores de la democracia, resulta imprescindible la existencia de un árbitro electoral confiable e imparcial, cuyo nombramiento además de obedecer la legislación vigente, sea el resultado de un proceso que incluya los todos los factores que señala nuestra Constitución. También es indispensable, que este arbitro actúe conforme a la ley y sea transparente en cuanto a los fundamentos de sus decisiones.

CONSIDERANDO

Que, con la clara intención de restringir los derechos políticos, limitando la actuación de los partidos que se oponen a la dictadura y siguiendo la pauta de confundir al votante, el írrito Tribunal Supremo de Justicia confiscó partidos políticos a sus directivas, imponiéndoles otras subordinadas al régimen, lo que afectó a Acción Democrática (AD), Primero Justicia (PJ), Voluntad Popular (VP) y Tendencias Unificadas Para Alcanzar Movimiento de Acción Revolucionaria Organizada (TUPAMARO). Esto ya había ocurrido en años anteriores con las organizaciones Podemos, Patria para Todos, MIN-Unidad, MEP, COPEI y Bandera Roja. Igualmente evitó la participación de nuevas organizaciones políticas que se negaron a ser cómplices del fraude electoral convocado.

CONSIDERANDO

Que todas las ilegalidades cometidas por el régimen son coherentes con expresiones públicas de sus representantes en el sentido de no realizar elecciones cuando exista la posibilidad de un resultado adverso y, habiendo perdido el favor de los ciudadanos, están dispuestos a poner en práctica un esquema fraudulento para no permitir que en la conformación de la Asamblea Nacional se exprese con claridad la voluntad del pueblo soberano mediante el sufragio.

CONSIDERANDO

Que, para completar su dominio y perpetuarse en el poder, el régimen necesita contar con una Asamblea Nacional sumisa, dispuesta a ceder sus funciones a favor del poder ejecutivo como ya lo hizo en el pasado, cuando con el apoyo de los ciudadanos obtuvo la mayoría de los escaños en el parlamento.

CONSIDERANDO

Que, para coronar su hegemonía, como han señalado los miembros de la Cátedra de Derecho Constitucional de la Universidad Central de Venezuela, el régimen ha convocado un proceso en el mes de diciembre de 2020 que “no puede ser calificado como un evento electoral y solo pretende destruir el último resquicio de legitimidad democrática, representado en la Asamblea Nacional”, pues su realización está plagada de vicios que lo hacen írrito desde cualquier punto de vista, tanto por las reiteradas y numerosas violaciones de las normas constitucionales y legales que regulan los procesos electorales en Venezuela, como por la inexistencia de las mínimas garantías que permitan reflejar en su resultado la expresión de la soberana voluntad de la ciudadanía;

CONSIDERANDO

Que, en su sesión ordinaria del 01 de octubre de 2020, la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela acordó promover una consulta popular con el propósito de obtener una manifestación inequívoca de la voluntad de los ciudadanos con relación a temas de interés nacional como el rechazo a la farsa electoral convocada para el 6 de diciembre y la exigencia de verdaderas elecciones libres y justas; convocada de conformidad con lo establecido en el artículo 70 de la Constitución Nacional, en el cual se establecen “los medios de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía”.

ACUERDA

PRIMERO: Rechazar por contrario a los valores democráticos, inconstitucional y fraudulento el evento convocado por el ilegítimo Consejo Nacional Electoral para el 6 de diciembre de 2020, que viola el derecho de los venezolanos a tener elecciones libres, transparentes y justas.

SEGUNDO: Ratificar su respaldo a la consulta popular impulsada por la sociedad civil, programada entre el 7 y el 12 de diciembre, en la que se realizarán a los ciudadanos las preguntas acordadas por la Asamblea Nacional en fecha 19 de noviembre.

TERCERO: Reiterar que la nación venezolana no debe participar en el fraude electoral convocado para el 6 de diciembre, por lo que hacemos un rotundo llamado a quedarse en sus casas ese día. Así mismo, convocar a la ciudadanía toda a respaldar masivamente la consulta popular prevista para los días 7 al 12 de diciembre.

CUARTO: Solicitar a los Estados democráticos y a los organismos internacionales que mantengan su posición sobre la invalidez de los procesos convocados en Venezuela por el CNE; y que, en consecuencia, se abstengan de participar como observadores en el evento convocado para el 6 de diciembre de 2020, ya que se hace imposible el acompañamiento, asesoramiento y auditoría del proceso preelectoral, simplemente porque este es inexistente.

QUINTO: Solicitar a la Unión Interparlamentaria que, en acatamiento a lo establecido en el Artículo 3 de sus Estatutos y Reglas, no reconozca un parlamento escogido en abierta contravención de la Constitución y de las leyes de la República de Venezuela.

SEXTO: Exhortar a los parlamentos del mundo a mantener el reclamo de elecciones presidenciales y legislativas libres, transparentes y creíbles en Venezuela como la única manera de salir de la crisis y, en consecuencia, desconocer la legitimidad del fraude convocado para el 6 de diciembre de 2020.

SÉPTIMO: Remitir copia del presente Acuerdo a los organismos internacionales.

OCTAVO: Dar publicidad al presente Acuerdo.

Dado, firmado y sellado en sesión en línea de la Asamblea Nacional, celebrada por decisión de la Junta Directiva y de conformidad con lo previsto en los artículos 13, numeral 4, y 56, último aparte, del Reglamento de Interior y de Debates de la Asamblea Nacional, en razón de la usurpación que la dictadura de Nicolás Maduro mantiene sobre las instalaciones del Palacio Legislativo a los 5 días del mes de diciembre de 2020. Años 210° de la Independencia y 161° de la Federación.

JUAN GERARDO GUAIDÓ MÁRQUEZ      

Presidente de la Asamblea Nacional

JUAN PABLO GUANIPA VILLALOBO

Primer Vicepresidente

CARLOUARDO BERRIZBEITIA GILIBERTI

Segundo Vicepresidente

ÁNGEL PALMERI BACCHI

Secretario

JOSÉ LUIS CARTAYA PIÑANGO

Subsecretario