Este domingo se  producirá en  Venezuela una de  las muchas farsas del régimen chavista de Maduro. Como la oposición ganó por mayoría hace dos años las elecciones a la Asamblea Nacional cuyo presidente es Juan Guaidó, lo primero que hizo fue sacarse de la manga una Asamblea Constituyente, no reconocida por nadie, para anular todo lo que aprobaba la Asamblea Nacional. No contento con eso ha convocado para este domingo una elección fraudulenta para tener su propia Asamblea Nacional y acabar con Guaidó. Para ello ha inhabilitado a la oposición  dando  incluso   por hecho su victoria. Eso no lo hacía ni Franco. ¿Resultado?. Ningún país democrático reconoce estas elecciones fraudulentas, no envía observadores y vuelve a solicitar unas elecciones libres, democráticas y verificables.

La fotografía es de cuando había democracia y alternancia en el poder en Venezuela y ayudaba para acabar con la dictadura franquista. Y viene bien recordarlo en los cincuenta años del Juicio de Burgos, un juicio militar sin garantías que se volvió contra el propio régimen.

En la foto se nos ve en la secretaria del Centro Vasco recibiendo a líderes sindicales venezolanos que paralizaron toda la actividad portuaria de carga y descarga de los barcos que llegaban al puerto de La Guaira procedentes de España como protesta. Fue una acción más de las muchas que se hicieron, como protestar ante la residencia del embajador y del consulado franquista en la calle Real de Sabana Grande. Allí estuvimos todos.

Destaco de la foto, además de los sindicalistas que fueron llegando y del acto de solidaridad que se organizó en el Centro Vasco con presencia de  diputados de cada partido, la figura de Julián Atxurra, algorteño, cuyo hermano Kepa acaba de fallecer, txistulari, constructor y en ese momento directivo del Centro Vasco. Hombre muy generoso que ayudó con sus oficinas a la existencia  de la Radio Euzkadi clandestina. También al médico Bingen Amezaga, ex presidente de Euzko Gaztedi del Centro  Vasco e hijo de D. Vicente Amezaga renombrado polígrafo vasco. Esta también Gotzon Lakatza, hombre muy activo en el Centro Vasco cuyo aita era eibarrés y su ama de Deba. Y estoy yo en tiempos de presidente de Euzko Gaztedi de Caracas, una organización que fue muy activa en aquellos años. Y es que  aquel Centro Vasco de Caracas era un horno en mil actividades de todo tipo, entre otras muchas, ser el eco de lo que ocurría en Euzkadi y ayudar en la medida de nuestras posibilidades. Ahora nos toca ayudarles a ellos que viven una situación de dictadura angustiosa.