Las repetidas apariciones televisivas de nuestro presidente del Gobierno han tenido un “share” de 5,7 en TVE, señal de floja audiencia. La abstracción de los manifiestos políticos y la escasa relación con la verdad de su protagonista, convierten a la mercadotecnia oficialista en un rosario de palabras marchitas. La urgencia para corregir cualquier anomalía ha llevado a los prohombres monclovitas a términos de imagen, a licitar con carácter urgente a modernizar el escenario donde comparece el presidente, obras cuyo montante asciende a 80.750 euros. El proscenio ha de ser actualizado y dotarlo de nuevas candilejas. La noticia, para evitar cualquier individualización con el actor, indica que en aquel escenario también tienen presencia la Vicepresidenta, Carmen Calvo y la Portavoz del Gobierno, María Jesús Montero. Sería conveniente ilustrar las apariciones presidenciales y darles cercanía con alguna visita a las residencias de ancianos, hospitales, a las UCI, en términos generales, donde los enfermos hacen valer sus recuerdos como lenitivos para sus ansias evocadoras de vivir.

OTRISIDIGO

El ayuntamiento coruñés sigue en “turno de oficio” para el entendimiento con la Xunta sobre el nuevo CHUAC, como tampoco la hubo para el Centro de Santa Lucía. Invitamos a los representantes de la Beneficencia municipal que realicen una visita a los Centros de Salud, próximo a los Capuchinos, y al de San José, y comprueben como, desde las primeras horas de la mañana, como los usuarios, bien  entrados en años, hacen “colas” a la intemperie para acceder a las clínicas, sin tener cobijo. También pueden comprobar, al mismo tiempo, la falta de marquesinas en muchas paradas del autobús urbano. Seguramente a esas horas, los munícipes después de lograr corredores para bicis y patines, estarán dedicados a la bicicleta estática.

ANÉCDOTA

A D. José María Pemán le fue entregada la Medalla de Bellas Artes en el teatro principal de Cádiz, por el entonces ministro de Educación, Sr. Villar Palasí. Al entregarle la alta distinción, en un estuche, el ministro rogo en voz baja al ilustre escritor: D. José María Pemán, no la abra, porque viene sin la medalla.