Carlos Octavio preguntaba en Facebook qué relación tenían Oteiza y Basterretxea con Sabino Arana. Esta fotografía lo explica bien.

La casa natal de Sabino Arana había sido derruida y sus cascotes echados al mar. Por eso uno de los objetivos principales fue comprar el terreno y construir allí la sede del PNV. Para ello había que conseguir los fondos suficientes. Y se ideó una campaña encargando a dos artistas, Oteiza y Basterretxea hicieran una obra para que los simpatizantes de la idea la adquirieran.

La fotografía está obtenida en una sala del hotel Carlton donde se hizo pública la campaña. Y fíjense que personalidades están en ella.

Habla de pie Jorge Oteiza que con su estilo explicaba lo que para él fue Sabino Arana y el por qué había moldeado un busto  con esos rasgos tan característicos. Detrás suyo, apenas se le ve, al lingüista Koldo Mitxelena. Está Néstor Basterretxea, autor de la estela discoidal y en la mesa podemos ver asimismo a Carlos Clavería, presidente de  Amigos del País en ese momento, Don José Miguel de Barandiaran y Gorka Aguirre que fue el gerente de la campaña de ventas del busto y de la estela. Era una campaña para la figura nacional vasca por excelencia. Figuras representativas de la sociedad y de la cultura para honrar al fundador del nacionalismo vasco.