La foto me gusta. Es del Grupo Vasco negociando en pasillos el estatuto de Gernika. Se le ve a Arzalluz, Aristizabal, Azkarraga, Zabala, Aguirre, Jauregui, haciendo  lo que el PNV ha hecho siempre, es decir, negociar allí donde está el poder para transferirlo a Euzkadi. A mayor autogobierno, mayor bienestar para los vascos. Y para todos. No vas a negociar con Putin, sino en Madrid.

Hoy la noticia es la de Bildu. Salió Otegi diciendo que las bases iban a decidir si apoyaban o no los presupuestos generales del estado. De Roma viene, lo que a Roma va. Hemos  pasado de no querer ir a Madrid, de que llamaran al PNV traidor por hacerlo, a pedir actos de adhesión a unos presupuestos que se desconocen y que consagran a la Casa Real, al Ejército y Guardia Civil, al diésel y a las embajadas entre otras traiciones para el mundo de Bildu. Estupendo. Y eso sin creer en la fe, ni en la esperanza, ni en la caridad que son virtudes teologales. Roma locuta, causa finita. Lo dice el líder, y se acabó.

¿Por qué lo hacen?. Terminaremos sabiéndolo pero piensen ustedes que la situación de los presos les interpela todos los días. Nada que objetar.

Lo malo de este acto de atrición y de propósito de la enmienda  es que se salta la confesión de los pecados. Pelillos a la mar. Quien proteste es porque es un celoso. ”El PNV embarra el campo”. ”Como ya no son los únicos tienen un peligroso ataque de cuernos”. De esta manera tapan sus vergüenzas porque lo que es para Euzkadi, ellos, en estos presupuestos han conseguido muy poco. Nada. Como aquella reforma laboral que nos vendieron tras una reunión con Lastra mirando al suelo. Una firma en el hielo.

Al parecer estas lentejas de los presupuestos tienen sacramentos. El PNV negocia esos buenos sacramentos. Siempre lo ha hecho. No sabemos si Bildu negocia sacramentos o simplemente dice que los va a apoyar como acto  de adhesión. Es un cambio sustancial. De la nada al todo. Del no al sí, sin demasiadas explicaciones. Aunque, les guste o no, su actitud todavía mancha en la Corte, agentes muy manchadas, por la sencilla razón que no han terminado de dar el paso y decir que todos esos cuarenta años de violencia terrible e inútil fue algo innecesario, absurdo y criminal. Para entrar en sociedad y ser admitidos con un ongi etorri sonoro, hay que dar pasos, algo que no quieren dar. Si Otegi ha dicho, ”camaradas, presupuestos si“ y todos aplauden, ¿Qué les cuesta hacer un acto de constricción público y condenar lo que en una sociedad civilizada hay que condenar?.

Hace cuatro días se han cumplido 45 años del fallecimiento del general Franco. Lo hizo en la cama por lo que hubo que hacer una transición con toda la estructura del franquismo en pie y la gran sorpresa para el EAJ-PNV fue la continuidad de ETA y su obsesión con el  “viejo partido”. El 3 de abril el EBB salía al paso de sus ataques ya que había sido víctima de ellos en las personas y en los bienes de partidarios de la causa vasca. ”Con el mayor descaro en su revista Zutik  nos acusan, junto a otros partidos democráticos de agentes de la oligarquía arrogándose la única representación del pueblo. Esto aparte de ser una injusticia para el PNV, creador y mantenedor en los años más difíciles del espíritu de Euzkadi, supone una presunción  por su parte y un peligro para la democracia. En el momento en el que un grupo político quiere monopolizar la representación de un pueblo estamos al borde, en caso de su triunfo, de caer en el totalitarismo y más si este grupo está habituado al empleo de la violencia como arma para imponer sus ideas”. El EBB ponía el dedo en la llaga. ETA y la IA querían romper a la sociedad vasca y enfrentar una contra la otra. EL PNV buscaba su cohesión y ser un pueblo hablando con todas sus voces. Afortunadamente ya no hay balas, pero si palabras disparadas como balas.

Independientemente de que hay que auspiciar que hagan política, pero de verdad y no solo poniendo palos en las ruedas, hay hechos incontestables que no pueden pasarse por alto. Sin el Grupo Vasco no habría habido Disposición Adicional, sin el brillante y entregado trabajo de nuestros mayores no nos hubieran devuelto el Concierto para Gipuzkoa y Bizkaia ni tendríamos este estatuto que HB siempre despreció y que nació de esa “basura” según ellos del régimen del 78. Sin el Grupo Vasco y su paciencia para vencer resistencias seguiríamos con gobernadores civiles y quién sabe si hasta con la mili obligatoria, o con las Autoridades portuarias dirigidas desde Madrid, o con un euskera agónico y sin estatus….Ya se ve. Lentejas. ¿Y ellos?. Millones de manifestaciones, pintadas que no se quitaban con acetona, impuestos revolucionarios, desolación, secuestro, enfrentamiento. Porque de eso se trataba. De dividir a la sociedad vasca frente a un PNV obsesionado por su cohesión. Un solo bloque de país. Eso originó que por la parte española la respuesta fuera a veces similar, pero era eso lo que se buscaba en esa consigna diabólica de socializar el sufrimiento. El mismo día en el que Otegi daba rimbombantemente la noticia de que apoyaban los presupuestos en la misma entrevista justificaba las bienvenidas a quienes habían asesinado y extorsionado. Ese es el grave problema.

Hizo muy bien  el diputado Jon  Iñarritu condenando el atentado  que le costó la vida a  Antonio Salvá, Lluch y Muguruza. Fue claro. Viene de Aralar, diluido ahora en Sortu. Lo pongo en valor. No así a Mertxe Aizpurua que se negó a condenar las pintadas hechas en  el portal de Idoia Mendia hace relativamente poco tiempo y que no se quitaron con acetona. Tienen por tanto un camino que recorrer. Es una pena vayan tan poco a poco. De todas maneras nunca es tarde si la dicha es buena. Pero me da que Arkaitz Rodríguez que dijo aquello que iban a Madrid a cambiar el régimen no está por la labor.

De todas maneras, dos buenas noticias. Iñarritu condena esa violencia, que ya había condenado pero que puede abrir una buena brecha y Bildu apoya los presupuestos. Poco a poco, hila la vieja el copo. A ver si la siguiente buena noticia es que aprueban los presupuestos de Euskadi para 2021.