La crisis en el ayuntamiento de La Coruña evidencia la falta de un compás director; los socialistas suelen diseñar su política, con tiralíneas.  La aritmética la utilizan para establecer alianzas  con minorías políticas, nocivas a la hora de gobernar por la ausencia de la geometría, materia esta, sin cuyo conocimiento, Platón no admitía ingresos en su Academia griega. Los socialistas, es fácil comprobarlo, después del Eureka de su llegada al poder tienen siempre presente: subirse los sueldos, los impuestos y prohibir. El puesto de Alcalde/Alcaldesa, constituye el mayor orgullo de cualquier ciudadano por la proximidad a sus vecinos, pero resulta  tragicómico si existen luchas fratricidas en el área gobernante, como acaba de ocurrir y no es la primera vez. Vázquez prescindió en cierta ocasión de dos de sus comilitonas, pero era muy respetado en su propio partido. Doña Inés, ahora, no consideró que el PSOE no es lo que era y que pasó la época de los anacletos diluidos en el perihelio de su propia organización. El arbotante del actual gobierno “de progreso” es el propio líder nacional socialista, en cuyo elenco rector tienen influyente colaboración personajes que semejan imitar a caciques guajiros amarrados a la complacencia y poco ligados a las prácticas democráticas. El ascenso de la mediocridad ha sido un obstáculo para organizar esa especie de “carrefour” que nos rige y al personal de la “gobernanza municipal”. Hacen falta, en términos partidarios, dirigentes de criterio, abiertos al interés ciudadano, a la apertura intelectual y científica y a nuevas formas de entender al mundo, en definitiva poner más énfasis en las ideas que en las palabras. Este es el compás del que debe proveerse Doña Inés para ejercer su ascendencia ante las autoridades nacionales y regionales y poder superar actualmente el asedio político.  Recordando a Roa Bastos, repetimos: “En un callejón sin salida, la única salida es el propio callejón”

OTROSIDIGO

El presidente del Gobierno ha iniciado una “tourné” por España. Sus críticos señalan el carácter promocional del viaje que califican como “la gira del aguinaldo”, dada su proximidad con Las Navidades. Zapatero, en alusión a esta clase de «rutas», decía: “Gozan de una positiva ausencia de realidades”.

ANÉCDOTA

A la hora de incorporarse a la mili, dos jóvenes, gemelos de La Coruña, solicitaron los beneficios otorgados a los hijos de viuda y uno de ellos se libró de hacer el servicio militar. Eran tan parecidos, como traviesos. El coronel Fuciños, después alcalde de la ciudad, que mandaba el Regimiento donde el soldado cumplía la “mili” se tropezaba con el recluta de paisano por las calles de La Coruña. “No soy yo quien está en el cuartel”, se disculpaba el joven cada vez que se tropezaba con el coronel.  El Sr. Fuciños, ante la posibilidad de la engañifa, le advirtió: “Dígale usted a su hermano que  como le vuelva a ver a usted de paisano lo arrestaré a él”.