El pasado viernes 6, Bildu se reunió en Madrid con representantes del gobierno Sánchez y anunció posteriormente que no presentaría una enmienda a la totalidad a los presupuestos generales del estado. Hoy Otegi lo ha hecho público y ha dado sus razones. Podía haber dicho con la misma seguridad todo lo contrario. Al parecer comienza a entender que la política exige estas decisiones rechazadas en Euzkadi. Hoy tampoco ha querido condenar las bienvenidas a los presos de ETA. También  aquel  día nada quisieron decir  de las pintadas que se habían efectuado en los batzokis de Lakua y Gasteiz-Erdialde adornados  con pintura roja en sus fachadas  contra “la dictadura de la burguesía”. Algo como se ve sin la menor importancia ya que se quitan con acetona, según Arkaitz Rodriguez, secretario general de Sortu. Seguramente dada su ideología, coincide plenamente con dicho texto, ya que estamos, por lo que se ve, bajo la dictadura de la burguesía, no la del proletariado que es lo que a él le gusta. De hecho el sábado 7 Sortu se manifestó en Donosti con una expresiva pancarta que decía: ”Pandemia Kapitalista”. Se les debió olvidar poner el origen chino de la misma. Para completar el cuadro, Gara, titulaba su editorial con tres contundentes conceptos: “Siempre a rebufo, siempre obligado y siempre tarde”. Al leerlo creí se refería a una Izquierda Independentista que solo acierta cuando rectifica,pero no. Los calificativos eran, como no podía ser menos, para el Gobierno Vasco. Todo se ha hecho pésimamente.

No hubiera estado mal que para mayor credibilidad hubieran entonado el mea culpa de su petición airada de hacer las elecciones en octubre, algo que al parecer conviene olvidar ante los aciertos de los epidemiólogos de Bildu, a quienes no gusta les recuerden sus grandes aciertos. Siguen aquejado de lo que decía Lenin  hablando del izquierdismo como una enfermedad infantil de este tipo de izquierda tratando de hacernos creer que solo ellos representan los intereses populares y de las clases desfavorecidas queriendo hacer la revolución en medio de una pandemia aprovechando la tragedia para cambiarlo todo y haciendo esa demagogia barata de repartir lo que no se tiene.

Lamentablemente para el país siguen sin hacer su necesaria perestroika y siguen creyendo que hacer oposición es oponerse a todo sin aportar nada serio. Fue un poema verle a Maddalen Iriarte muy tensa, como si se hubiera tragado un palo de escoba, ante el Lehendakari que le recibió en Ajuria Enea, para inmediatamente ponerle pringando en la rueda de prensa posterior. Me da que esta señora tiene poco margen de maniobra ante unos Comisarios del pueblo que no están a setas sino a Rolex.

¿Es bueno que apoyen los presupuestos generales del estado?. Si, es bueno. Lo malo es la manera acomplejada como hacen política. Es infantil y lamentable.

Como dijo Gara: ”Siempre a Rebufo, Siempre Obligado y Siempre Tarde”.

Solo aciertan cuando rectifican.