El sueño de muchos niños se hace realidad gracias a la espectacular recreación a escala como coche de batería del modelo Range Rover Evoque. Una fiel reproducción hecha juguete descapotable, en el que los más pequeños podrán dar rienda suelta a su imaginación sentados al volante

La tienda babycoches especializada en vehículos eléctricos de juguete, ha hecho realidad el sueño cualquier niño, y seguramente también de muchos padres, al sacar a la venta el coche de batería Range Rover Evoque. Una llamativa reproducción en juguete a escala de este modelo híbrido con línea deportiva de la marca británica Land Rover, en el que niños y niñas pueden ponerse al volante y sentirse pilotos como si de un todoterreno real se tratase.

Los avances en la fabricación, diseño y detalles de los vehículos de juguete eléctricos hoy en día tiene como resultado una enorme variedad de marcas y modelos, en donde los acabados y la apariencia son realmente fieles reproducciones que sorprenden a pequeños y mayores. Detalles como los retrovisores, apertura de puertas, suspensión, llantas o claxon ofrecen un aspecto aún más realista. Estos coches tienen además multitud de extras en lo relativo control, potencia y seguridad.

Extras y características del Range Rover Evoque

Esta pequeña joya en forma de juguete llamada Range Rover Evoque y disponible en varios colores, lleva incorporada una batería de 12V que dura varias horas y tiene un tiempo de carga rápido.

Entre los diferentes extras que trae consigo este modelo hay que destacar el mando de control parental, que no es más que un mando radio control de seguridad con la importante característica de que los padres pueden controlar en todo momento la velocidad del coche, así como detenerlo a largo alcance.

Otro de los llamativos extras que hacen del Range Rover Evoque de batería un vehículo de juguete vanguardista es su equipo de sonido y reproducción. Todo un lujo con lector de USB, tarjetas SD y entradas para dispositivos smartphone Android, iPhone o iPod para poder escuchar música en cualquier momento. Por si fuese poco también incluye una pantalla LED en el cuadro del volante e información sobre el nivel de batería.

En el apartado de seguridad, el Range Rover Evoque eléctrico dispone de elementos como el cinturón de seguridad en el asiento donde conduce el niño. También cuenta con un sistema de arranque suave en progresión, ideal para poner en marcha el coche sin tirones o sacudidas bruscas.

Pese a su considerable tamaño, algo que a los padres puede sorprender, es un coche muy sencillo de transportar de casa al parque o a la calle y viceversa, ya que su sistema de desplazamiento permite abatir unas ruedas de la parte posterior y desplegar un asa. De este modo es posible llevar el Range Rover Evoque cómodamente como una maleta.

Sin lugar a dudas estamos ante un coche de juguete eléctrico que sorprende a primera vista, siendo una fiel recreación a escala de un Range Rover Evoque que cuida los más pequeños detalles desde su carrocería hasta los interiores. Todo con el objetivo de ofrecer una experiencia de juego fabulosa para los pequeños de la casa.