En ETB, este lunes Arnaldo Otegi y Carmen Garrido vociferaban contra el Llehendakari a cuenta de la pandemia. Los que no querían elecciones el pasado 12 de julio tapaban sus vergüenzas siguiendo la máxima de “Ataca, para que no te ataquen”. Y ETB se lo permite. Al lado de estas acusaciones, graves acusaciones, deberían haber preguntado al portavoz del gobierno, a la Consejera de Sanidad o a alguien responsable sobre lo que opinaba de las mismas. Es lo que hace la BBC, de lo contrario el ataque se queda en el oído como algo verdadero y sin réplica.

La misma ETB que nada decía sobre la nieta de una personalidad vasca desaparecida en el Pacífico colombiano, noticia que ha conmocionado aquel país. El abuelo de Juana Perea  asesinada por trabajar en un lugar paradisíaco  con las comunidades naturales y que pretendía construir un ecohotel tuvo como abuelo al primer delegado del Gobierno Vasco en aquel país, Andrés Perea Gallaga, que fue alto funcionario de Hacienda en la Diputación de Bizkaia y en el Gobierno Vasco. Y con una densa historia por detrás de éxito académico y profesional.

Entiendo que a los corresponsales de ETB no les exijan un curso de una mínima historia vasca en los países de destino, pero no estaría nada mal que lo hicieran. La profesionalidad exige algo más que dar la nata de las noticias que seguramente compradas a la CNN o a la agencia EFE no desentonarían en nada con lo que aquí recibimos.

Digo todo esto porque era el día en el que aparecía la Consejera Artolozabal, la Directora de Gogora Aintzane Ezenarro y el Viceconsejero Rodríguez Ranz hablando de una próxima campaña y del próximo día de la Memoria el 10 de noviembre con un logrado mensaje: ”Mirar hacia atrás para seguir adelante” sostenido en la mirada de un joven. Bonito anuncio. Se trata de transmitir la memoria en todas las instituciones con un criterio de Memoria compartida, no como arma arrojadiza. ”Una mirada crítica, abierta, inclusiva, humana, constructiva y ética”. ¡Casi nada!.

El grave problema es que todos estos deseos son fantásticos pero se quedarán en poco si ETB no los asume. Cuando creamos el Ente en 1982 una de sus prioridades era ésta. Nos habían tenido en silencio cuarenta años y se trataba de recuperar el tiempo perdido. Mesas redondas, ediciones, fechas simbólicas, documentales, grabar la memoria hablada y todo en horas de prime time. Con la actual ETB te enteras de la última noticia en Medio Oriente, de la campaña USA, de cuando va a ser la próxima huelga o manifestación convocada por ELA y LAB y poco más. Lo poco de historia en horas de madrugada o los domingos mañaneros.

Confiemos que esto cambie pues de no ser así es mejor no gastar pólvora en buenas ideas que se quedan siempre en la marginalidad del momento.