Siempre que se acercan las fechas de Halloween vivimos con anhelo una de las noches más escalofriantes y divertidas del mundo. Son muchos los que se meten a una Casa Embrujada en búsqueda de un gran susto o hacer fiestas alrededor de hogueras y, claro está, buscar dulces disfrazados de las criaturas de miedo más famosas de nuestra época alrededor de todo el planeta. Ya seas Drácula, el Hombre Lobo, La Momia, Frankenstein o cualquier personaje análogo a esto, se tiene asegurada la noche con tu calabaza llena de dulces y una diversión sin fin.

En otras partes del mundo, el Halloween parece una fiesta común en comparación con otras de las costumbres que abundan dentro de las ciudades y pueblos, tal y como apunta el casino online Betway en un reciente estudio. Situándonos en Tirol, Austria, Halloween puede concebirse como una fiesta secundaria ante el verdadero festival de terror que abunda dentro de la comunidad. Este acontecimiento tiene a un Fauno de protagonista y su labor se basa en la búsqueda de niños que se comportaron mal para llevárselos consigo.

Así se narra la historia de Krampus, el fauno representado como una criatura con pezuña hendida de cabra y un pie humano. Este personaje es el terror de todos los niños del pueblo los días 5 y 6 de diciembre, ya que los lugareños buscan que sus nuevas generaciones se comporten bien para recibir la navidad de la mejor de las maneras. Es así como si un niño se le ocurriese hacer triquiñuelas se le aparecerá Krampus con sus feos duendes, los cuales te sacarán de tu cama al anochecer y te llevarán al infierno con ellos para nunca más ser visto.

Con esta fantasía tenía que venir consigo una ceremonia digna del terror, con el fauno citado como protagonista. Encarnado por miles de personas en la comunidad, éste, buscará asustar a menores y mayores por igual para así colmar la comunidad de pavor y promover los buenos comportamientos de todas las personas.

Si bien este no parece un Halloween tradicional, lo cierto es que se disfruta mucho dentro de este país.