Estos últimos dos meses el mundo del fútbol ha vuelto a demostrar que levanta pasiones. La Liga Santander concluyó de manera meteóricos, comprimiendo el calendario, y sin margen de descanso para disputar las once jornadas que restaban por disputarse ante de las medidas de confinamiento establecidas por las autoridades públicas

Sin margen para el descanso, y tras unas mínimas vacaciones, todos los equipos de la Liga Santander comenzarán en breve su preparación para intentar encarar con bastantes garantías la campaña venidera, que tiene previsto arrancar a mediados de septiembre.
Como es norma general en toda la historia de la competición doméstica, Real Madrid y FC Barcelona partirán con la totalidad de las opciones de alzarse con el título, como así lo pronostican las apuestas deportivas de fútbol.

El conjunto blanco, intentará revalidar su título, hecho que no sucede desde hace tiempo, puesto que el Real Madrid no ha conseguido establecer una hegemonía en el torneo, como sí ha establecido su eterno rival en la última década.

El FC Barcelona se encuentra en estos momentos en una de las mayores crisis de los últimos tiempos. Tesitura que deben aprovechar Zinedine Zidane y los suyos para poder dar una nueva alegría a su afición y ahondar más en la difícil situación del cuadro culé.

En la ciudad condal, se va a acometer una restructuración profunda en la parcela deportiva, y es que serán muy pocas las piezas del puzle que se salven de la quema. El encargado de este cambio radical será Ronald Koeman, un viejo conocido de la parroquia blaugrana y que ahora tendrá la difícil misión de conformar un proyecto nuevo y ganador desde el banquillo. Con su trabajo debe huir de las comparaciones con los últimos años que conformaron la etapa más gloriosa de la historia del club. Una continuidad tiene en vilo a todos los aficionados, puesto que Leo Messi aún tiene dudas acerca de cambiar de aires, o intentar de nuevo subir a la cumbre al equipo de sus amores.

El rosarino tiene dudas, y eso, sin duda, es una de las peores consecuencias que ha generado una temporada tan aciaga como la anterior. La más que probable salida de Luis Suárez o Jordi Alba, compañeros y amigos del argentino, puede ser otro hecho que ayude a Messi a decidirse por nuevos retos e intentar labrar una leyenda más allá de la entidad, que lo vio nacer a nivel futbolístico.

Otras escuadras, como Atlético de Madrid o Sevilla FC, intentarán ser más regulares que en ocasiones anteriores, para que en el caso de que los gigantes del fútbol español no estén a la altura, aprovechar la oportunidad de hacer algo grande en el campeonato liguero. Los del ‘Cholo’ Simeone ya tienen experiencia en ello y por qué no hacer solar a su parroquia con un nuevo hito. Caso idéntico es el de los hispalenses, ya que sin margen de descanso llegarán a la Liga Santander con la velocidad de crucero y la moral por las nubes al haber conseguido de manera brillante su sexta Europa League, y que puede hacer a los de Lopetegui dar un paso más en sus aspiraciones en la competición doméstica.