El Gobierno ya inició las conversaciones oportunas para lograr la quinta prórroga del estado de alarma que se declaró mediante el Real Decreto 463/2020, que tendría una particularidad respecto de las cuatro anteriores: duraría un mes según las intenciones del presidente y sus ministros. Sin embargo, Pedro Sánchez alcanzó un acuerdo con Inés Arrimadas y se pactó otra prórroga del estado de alarma para quince días

Muchos se preguntan si es posible prorrogar el estado de alarma un mes y algunos lo niegan. El artículo 116 de la Constitución establece que el estado de alarma podrá ser prorrogado sin fijar un plazo máximo, pero para el estado de excepción marca un límite temporal de treinta días en la prórroga. Los artículos 6 y 15 de la Ley orgánica 4/1981 recogen estas mismas reglas.

La prórroga de un mes para el estado de alarma es constitucional. No obstante, ello no implica que no pueda resultar peligrosa una prolongación temporal con esa duración, pues disminuye las posibilidades de control por parte del Congreso sobre la actuación del Gobierno, que, con una prórroga de un mes, tendrá un margen temporal muy amplio en el que podrá obrar más libremente y sin la presión que conlleva tener que negociar en breves periodos de tiempo con los demás partidos políticos, cuya presión sobre Pedro Sánchez es cada vez mayor.
Si el Gobierno fuera más comunicativo y aportara más información sobre su plan de desescalada y sobre la ejecución del mismo, se podría valorar positivamente la prórroga de un mes. Sin embargo, las circunstancias no invitan precisamente a darle más libertad al Consejo de Ministros de la que ya tiene, que ya puede parecer excesivas con las condiciones que concurren ahora mismo.

Es posible que, en próximas semanas, Pedro Sánchez vuelva a presionar a Ciudadanos para obtener el apoyo a una prórroga mensual del estado de alarma, pero el grupo parlamentario de ese partido político en el Congreso tendría que rechazar cualquier opción que no conlleve una prórroga del estado de alarma no superior a quince días.