José Manuel Otero Lastres

Para tratar de intuir cómo eran los demás, me metía yo en su piel y con mi modo de ver las cosas imaginaba el pensamiento de mi interlocutor. Hasta que un día caí en la cuenta de que al ponerme yo en el sitio del otro, la reacción que aventuraba era la mía y no la del otro

Ahora sé que para saber cómo va a actuar alguien lo que tengo que hacer es ponerlo a él mismo (tal y como yo creo que es) en su propio yo y adivinar cómo va a reaccionar. Viene esto a cuento porque el otro día recibí un vídeo titulado “Explicado a tu cara” que se abría con la siguiente frase de Mark Twain “es más fácil engañar a la gente, que convencerlos de que han sido engañados”, en el que Pablo Iglesias, en unas jornadas tituladas “Organizando la resistencia” da una lección clarísima de lo que es el comunismo.

Las conclusiones que saqué es que parten de unas premisas radicalmente diferentes a las de los demócratas y que todas sus acciones responden a la finalidad de implantar el comunismo en todos los países que puedan. Desde que lo oí me explico todo lo que está haciendo desde el Gobierno y yo, como ciudadano que ama profundamente la libertad, le negaré para siempre el beneficio de pensar que actúa como un demócrata.