Donald Trump fue el origen del auge de la ultraderecha reaccionaria en todo el mundo, y aunque es cierto que él no es el origen verdadero puesto que ya existían Le Pen, Orban, etc, si que lo es que a raíz de la aparición de Donald Trump en la escena política mundial otros de su misma ideología han ido creciendo de forma exponencial a su sombra

Personajes que eran desconocidos y ahora son populares, o tienen poder, como Boris Jonshon en Reino Unido, Jair Bolsonaro en Brasil, o Santiago Abascal en España
Hoy en día con la crisis del Coronavirus esa ultraderecha queda al descubierto, se demuestra que su único interés es el dinero y el poder, y que los derechos de la ciudadanía, el bienestar de esta, e incluso sus vidas, se la trae al pairo 
Estos días Trump aseguró que, aunque se trate de una cifra «horrible», supondría un «trabajo bien hecho» si la pandemia del coronavirus se saldase con un total de 100.000 muertos en EEUU, y dicha actitud la mantiene a pesar de que el responsable científico de la lucha contra el coronavirus de su gobierno, Anthony Fauci, piense que el Covid19, (Coronavirus), podría alcanzar «millones» de contagios con entre 100.000 y 200.000 muertos
Una actitud parecida adoptó Boris Jonshon en Reino Unido, (aunque parece haber reculado un poco), el primer ministro holandés, o Jair Bolsonaro en Brasil, que ha ido mas allá, y llevando la contraria a sus alcaldes y gobernadores está propagando por todo el pais que es necesario romper la cuarentena y salir a la calle como si el Covid19 fuese «una gripecilla», como ya llegó a decir
Y claro, eso es lo quieren los de la ultraderecha, los Trump, Jonshon, Bolsonaro o Abascal, dejar que el virus vague libremente, y que nadie se meta en casa, asi al finalizar el año se habrá perdido a la población más vieja, y más enferma, y con ello deshacerse de la carga más pesada, en términos económicos, de los estados, y ello debido a las pensiones y la asistencia sanitaria
Aprovechando la circunstancia, el único de los nombrados que no tiene poder, Santiago Abascal, intenta adquirirlo mediante un golpe de estado encubierto, como el ocurrido en Bolivia, cuando Santiago Abascal pide la dimisión de Pedro Sánchez y que el Ejército se haga cargo de los servicios esenciales del Estado.
La reclamación de Santiago Abascal para crear un gobierno de Emergencia Nacional no es otra cosa que la transposición al año 2020 de lo que pretendieron los golpistas militares del 23F.
Según Santiago Abascal, Pedro Sánchez debería dimitir por «su gestión criminal de la crisis», cuando España ha sido una de las naciones que antes reaccionó, (en cuanto a tiempo se refiere), para declarar el estado de alarma, y una de las que mas test está haciendo, pero olvida que su mentor, Donald Trump, considera que 100.000 vidas humanas perdidas «son un buen resultado»…utilizando todo el populismo y la propaganda mediática creada por Steve Bannon.
Ese es el problema que ahora nos atañe, escoger entre un modelo de vida que priorice las vidas humanas y su bienestar, o un estilo de vida que ponga por delante el dinero y el poder…el primero profundizará en un estado del bienestar social que nos hará sentirnos seguros, mas felices, el segundo sera un estado fallido, donde solo los poderosos, (por dinero o por poder), tendran derechos…donde solo los poderosos tendrán el derecho a ser felices
Eso espera a España con VOX, Donald Trump es el espejo en el que mirarnos, los poderosos con todos sus privilegios, el pueblo sin derechos…sin derecho a una educación pública que nos ayude al libre pensamiento, sin derecho a una sanidad publica y gratuita, esa que hoy en día todos aplauden a las 8 de todas las tardes…una sociedad en la que el único derecho de los pobres sera el de seguir siendo pobres