Por Roberto L. Moskowich

Con su triunfo anteayer en Albacete, el Real Club Deportivo de La Coruña logró su quinta victoria consecutiva en la Segunda División española. Y lo hizo, además, vistiendo la tan denostada y “gafe” camiseta de rayas horizontales. El solitario gol de Sabín Merino gozó de la suerte que, a largo de muchas de las 25 jornadas disputadas hasta la fecha, le dio reiteradamente la espalda al equipo coruñés. De esos cinco triunfos, cuatro corresponden al “nuevo Mesías” Fernando Vázquez, y el otro a Luis César, su antecesor en el banquillo.

El 1-0 logrado en el “Carlos Belmonte” permitió al Dépor salir de los puestos de descenso, en cuyo “pozo” estaba inmerso desde la jornada octava y, además, casi permanentemente ocupando el último puesto. Con la llegada de Fernando Vázquez, el Deportivo inició una escalada firme y continuada, dejando el “farolillo rojo” de la tabla. Hay varios jugadores que están desempeñando un gran papel en la recuperación blanquiazul, sobre todo Sabín Merino (tres goles desde su debut: uno por partido jugado) y Dani Giménez (que evitó muchos goles, y ante el “Alba” incluso paró un penalti, cuando el marcador estaba aún a cero).

El próximo sábado, día 1, el Deportivo recibirá en Riazor a Las Palmas, equipo que este domingo no fue capaz de pasar del 0-0 en su campo ante un Tenerife que bordea los puestos de descenso. El partido será a las 18,15 horas y cabe esperar otra gran entrada como ante el Cádiz, equipo que perdió el liderato tras caer 1-0 en Riazor. Quien no podrá disfrutar de esta impresionante recuperación deportivista es Faustino Viejo (Tinito), un gran apasionado deportivista que fue presidente de la “Peña Delfos” (en la fotografía con sus compañeros de junta, sentado en el centro), fallecido hace unos días. Descanse en paz el buen amigo deportivista, y ¡¡¡Forza, Dépor!!!.

(Foto: Lajos Spiegel)