Desde el pasado mes de agosto, la calle Ángel del Castillo de A Coruña acoge una tienda especializada en el Cannabidiol, un producto de propiedades terapéuticas y con aplicaciones desde la cosmética a la medicina, pero que también lucha contra los prejuicios, los perjuicios y la desinformación

Uno de los tabús con los que ha terminado de forma prácticamente definitiva el siglo XXI es la aceptación popular de las propiedades terapéuticas, medicinales, analgésicas y demás del CBD (Cannabidiol) y derivados. «En este artículo sobre 7 Beneficios del Aceite CBD (Más Efectos Secundarios) se puede encontrar más información». Y de esa cultura emancipada han comenzado a surgir en todo el mundo negocios absolutamente legales, que aún tienen que tirar abajo ciertos muros de prejuicios y perjuicios mentales de cierta parte de la sociedad. Desde el pasado 9 de agosto, esos muros ya no existen en la calle Ángel del Castillo de A Coruña, donde funciona y a las mil maravillas iJointCBD. La propuesta es tan ecléctica que nadie mejor que su ideólogo, Marcos Ramilo Vilar ‘Kitos’ (A Coruña, 1987) para aproximar la idea. “Básicamente, nos dedicamos a todo lo relacionado con el CBD, un cannabinoide terapéutico del cáñamo, y que es de los que mayores beneficios terapéuticos tiene para la salud; hablamos de salud, de bienestar, de alimentación…”, comenta el fundador. “Vimos que en A Coruña no había nada parecido, pero este tipo de producto está en plena expansión por toda Europa, incluso en estancos y bares”, añade Kitos, que apunta a la existencia de un buen nicho de mercado. “Somos fumadores de toda la vida y conocemos el cannabis en todas sus gamas”, subraya.

Fachada exterior de la tienda de reciente apertura

Uno de los aspectos fundamentales para penetrar en un mercado mucho más amplio es diferenciar iJointCBD de lo que sería un Coffee Shop al estilo holandés o uno de los muchos clubes de fumadores que han proliferado en la ciudad en los últimos años, de forma también absolutamente legal. “Un Coffee Shop se dedica a vender marihuana normal de toda la vida, pero no para uso recreacional, y respecto al club de fumadores, hay algunos que nos compran productos a nosotros, pero no al revés; lo suyo es un cultivo colectivo con un número determinado de socios”, matiza.

El carácter no psicoactivo respecto a los altos índices de THC en la marihuana es una de las premisas de más habitual explicación a los clientes confusos, curiosos o hasta tímidos a la hora de adentrarse en el mundo de posibilidades que ofrecen el CBD e iJoint, que por otra parte es la única franquicia en la ciudad con autorización para producir y vender CBD, lo que asegura los controles de calidad y fiabilidad del producto. “Nuestro perfil de cliente va desde el típico ‘fumeta’ que tiene ansiedad y busca algo para poder seguir fumando, que le quite esa ansiedad y poder dormir sin estrés, hasta la señora mayor con artrosis que se va a los aceites y las gotas”, dice Kitos, que aún así reconoce que muchos antes de entrar piensan en el primitivo concepto ‘tienda de porros’: “Hay alguna gente a la que le sigue echando para atrás, y que se informa cada vez que entra”. Y los que prueban suelen repetir. La legislación avanza y los usos del CBD son cada vez más eficientes y eficaces en ámbitos como la cosmética o la medicina, aunque para el fundador de iJoint otra gran barrera está en la utilización pública de forma estrictamente médica-recetada. “Hay muchísimos estudios médicos que admite que va muy bien en diferentes ámbitos, pero las farmacéuticas son industrias con muchísimo poder y los médicos en muchas ocasiones las recomiendan por detrás o de tapado”, lamenta Kitos. “Han venido clientes recomendados por oncólogos, fisios o naturistas, pero por cuenta personal y sabiendo las necesidades del cliente”, finaliza.