Eduardo Blanco Pereira

Presidente de FAGDE

Presidente de AGAXEDE

El deporte entendido en su concepción más amplia, como lo define la Carta Europea del Deporte (1992), constituye una realidad económica presente en la sociedad actual y que ha experimentado una gran evolución y desarrollo entre finales del siglo XX y primeros años del siglo XXI.

Tiene una estructura conformada por un sector público y un sector privado, además de un sector privado diferenciado en un ámbito empresarial y otro de carácter no lucrativo. En este sentido, cabe preguntarse si el deporte, en alguno de sus ámbitos, debe apostar por crear clústeres y de forma más concreta, si las personas que realizamos un desempeño de dirección y gestión deportiva tenemos que impulsar o incentivar este tipo de plataformas.

Es cierto que existen conceptualizaciones diversas sobre lo que supone un clúster y los beneficios que se pueden obtener. Pero lo que si puede decirse de un clúster es que supone una “alianza” entre empresas, instituciones y entidades, situadas en un ámbito de proximidad geográfica, que tienen unas características comunes y/o complementarias, que desean compartir análisis, conocimiento, experiencias e innovación en un sector determinado. Se puede concebir como una herramienta para dinamizar el sector del deporte, pero siendo tan diversificado y diferente, entendemos que un clúster deportivo debe delimitar con claridad su objeto.

En España, alguno ya se ha puesto en marcha, como es el “Clúster de Andalucía de INESPORT-Plataforma Tecnológica Española de la Industria del Deporte” que, en su web corporativa, suscribe los objetivos específicos de INESPORT que se pueden aprovechar como referencia para otros clústeres deportivos. Sirviéndonos de dichos objetivos con alguna modificación realizada a los mismos, y añadiendo algún otro según el ámbito deportivo, se pueden plantear como fines generales los siguientes:
– Promover un cambio de paradigma en el sector, para dirigirlo hacia un sector basado en el conocimiento (economía del conocimiento).
– Crear instrumentos formativos con una oferta permanente dirigida a los profesionales del sector deportivo, que aumentará la cultura tecnológica y de innovación de las unidades de I+D+i de las empresas y demás organizaciones.
– Reducir el déficit investigador de las empresas del sector deportivo (investigación aplicada), incentivando el desarrollo de un conocimiento propio.
– Creación de grupos de expertos, unido a la organización de talleres, que servirán como foro de intercambio de ideas y de nuevos productos, y para identificar las necesidades y oportunidades del sector.
– Desarrollar sistemas de apoyo digital a la comunicación para permitir que
que los miembros de la plataforma puedan colaborar y trabajar no sólo en reuniones presenciales, sino también mediante herramientas de colaboración remotas que serán incorporadas a la web de la plataforma.
– Desarrollar un modelo transversal de funcionamiento propiciando el enlace con diferentes plataformas tecnológicas españolas (por ejemplo, textil, calzado, construcción, etc.), incluyendo el deporte en la agenda de al menos dos de estas plataformas.

El clúster deportivo andaluz se plantea aumentar la capacidad industrial andaluza, fomentar la cooperación empresas-Universidad, mejorar las infraestructuras de investigación y transferencia, fomentar la transferencia de conocimiento y tecnología, generar nexos de conexión entre todos los agentes implicados, integrar esfuerzos de todos los agentes implicados y potenciar proyectos de I+D+i.

FAGDE y las asociaciones autonómicas que la integran no pueden dar la espalda a este fenómeno, y deben explorar la posibilidad y viabilidad de impulsar un clúster del deporte en su ámbito geográfico o, al menos, valorar la incorporación en alguno que esté constituido. En este sentido, se puede anunciar que AGAXEDE, desde hace unos meses, en colaboración con la Secretaría Xeral para o Deporte de la Xunta de Galicia y con más de una decena de empresas de servicios deportivos que son referentes en el ámbito autonómico y estatal, trabaja en la creación del CLÚSTER GALLEGO DEL DEPORTE para su puesta en marcha en los primeros meses de 2020.